Enviar
Se necesitan 45 mil puestos en cuatro años
Técnicos valen más

Salario en especialidades supera hasta un 80% el promedio

Miles de jóvenes salen cada año de las universidades públicas y privadas con títulos de bachillerato y licenciatura en carreras con poca demanda.
No obstante, los técnicos son cada vez más apreciados por los empleadores actuales.
Y es que por cada ingeniero o doctor egresado de una universidad, se requieren hasta seis técnicos más de nivel superior y medio.
Su cotización es tal, que un patrono está dispuesto a pagar un 80% por encima del salario base.
“Es necesario romper el mito de que lo principal es tener una licenciatura”, expresó Eric Quesada, director regional de Manpower. “Hay carreras sobrepobladas desde la perspectiva de la empleabilidad”.
El mercado requiere unos 45 mil técnicos en ciencias aplicadas a diferentes procesos de la producción, los cuales serán necesarios entre 2011 y 2016, señaló un estudio de Cinde.
En la actualidad, los puestos más difíciles de cubrir son los técnicos, junto con los graduados en ciencias exactas, como ingenieros, informáticos, matemáticos y físicos.
Además, la mitad de los empresarios coinciden en que la fuerza laboral más difícil de conseguir son los técnicos medios, de acuerdo con la encuesta trimestral “Pulso Empresarial”, de la Unión Costarricense de Cámaras.
Hablar inglés también resulta crucial, ya que el mercado laboral está demandando personal bilingüe, por lo que la mejor forma de asegurarse un buen trabajo es aprender un segundo o tercer idioma.
De esta forma, Costa Rica estaría siguiendo el ejemplo de países líderes como Dinamarca, Alemania, Taiwán y Singapur, donde los trabajos técnicos son reconocidos con mejores oportunidades para involucrarse al mercado laboral o formar una empresa propia.
El sistema de educación de estos países se planifica desde edades tempranas para fortalecer la formación técnica, ya que se tiene claro que no todo el mundo tiene que ir a la universidad.
En Costa Rica, el INA tiene más de mil programas de capacitación en 12 sectores como el agropecuario, comercio y servicios, entre varios.
“Existe una cultura nacional de dejar la educación técnica de lado, como si fuera segunda categoría, una percepción equivocada que estamos tratando de cambiar”, manifestó Olman Segura, presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).
Sus cursos son gratuitos y dota a sus estudiantes de uniformes y herramientas para su preparación. De requerir apoyo adicional para alimentación o transporte, se puede optar por una beca, para lo cual existe un presupuesto de ¢3 mil millones para este año.
Otra de las opciones con las que cuentan los jóvenes en nuestro país es la Universidad Técnica Nacional (UTN), creada hace cuatro años, mediante la fusión de seis centros de estudios técnicos.
El año pasado, unos 10 mil estudiantes matricularon uno de los 35 cursos impartidos en sus cuatro sedes académicas.
Para los interesados en el campo de las tecnologías de la información —como informática y redes de datos— o alta cocina, el Politécnico Internacional en la Uruca se convierte en otra opción.
Las especialidades que imparte tienen una duración de dos años, desde un nivel técnico a un diplomado, con el objetivo de preparar el personal bilingüe que las empresas requieren en la actualidad.

Johnny Castro
[email protected]
Ver comentarios