Enviar
Técnicas de estiramiento


El estiramiento tiene como objetivo mejorar la flexibilidad.
Consiste en alargar el músculo para que la persona pueda realizar los movimientos con mayor amplitud, mejorar en el desempeño del ejercicio o el deporte y reducir el riesgo de lesiones.

Un músculo, una vez hecho el calentamiento, se puede alargar de un 20% a un 30% de su longitud de reposo, mientras que las cápsulas articulares se pueden alargar apenas el 10% de lo que se alarga el músculo y el alargamiento de los tendones es prácticamente nulo.

El músculo que se alarga lentamente y se mantiene estirado por unos segundos, se relaja mediante una inhibición neurológica.


Hay varias maneras de hacerlo:


1- Activamente: se ejecuta un movimiento con los propios músculos y al llegar al extremo del rango de movilidad se sostiene la posición por unos segundos. Por ejemplo: acostado boca arriba se levanta la pierna recta lo más que se puede y se sostiene en esa posición de 20 a 30 segundos. Se estarán estirando los músculos de la parte posterior del muslo.
2- Pasivamente: se logra el mayor estiramiento del músculo con la ayuda del peso del propio cuerpo o con la ayuda de otra persona. Por ejemplo: con el mismo movimiento anterior, al final del rango de movimiento, una persona le empuja la pierna para lograr un mayor estiramiento.
3- En forma dinámica: la persona hace el mismo ejercicio anterior en forma activa hasta llegar al extremo de su rango de movilidad y repite el movimiento ampliándolo cada vez, al llegar al máximo del rango se sostiene.
4- Mediante la facilitación neuromuscular: usando técnicas de contracción-relajación se logra el estiramiento. Este método es muy usado en rehabilitación de pacientes con secuelas de enfermedades neurológicas.

Se recomiendan más los ejercicios dinámicos que los pasivos sobre todo en niños y adolescentes.
Ver comentarios