Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NACIONALES


Taxis también son ilegales

Redacción La República [email protected] | Jueves 10 marzo, 2016



Resumen Ejecutivo
Uber es un servicio de transporte ilegal, de acuerdo con el Gobierno.
Mientras tanto, buena parte del servicio de los taxis también opera de forma ilegal, al no brindarlo de forma personal, de acuerdo con un sondeo de La República por la capital.
El servicio del transporte de taxi, únicamente puede ser explotado por una persona que reúna este requisito, asegura la ley.
Sin embargo, el Estado en los últimos años no ha tomado ninguna medida para cancelar las concesiones de los dueños incumplidos.

 

El servicio de transporte personal de Uber es ilegal, de acuerdo con el Gobierno.
Mientras tanto, casi un tercio del servicio de los taxis también opera de forma ilegal, al no brindarlo de forma personal, de acuerdo con una investigación de La República.
El servicio del transporte de taxi únicamente puede ser explotado por una persona que reúna este requisito, y que es obligada a comprometerse, mediante declaración jurada rendida ante notario público, a conducir personalmente, al menos durante una jornada de ocho horas diarias, el vehículo amparado por la concesión.
Así lo afirma el inciso (d) del Articulo 48 de la Ley Reguladora del Servicio Público de Transporte Remunerado de Personas en Vehículos en la Modalidad de Taxi, que rige desde 2000.
Sin embargo, buena parte de los concesionarios del servicio de taxis, no lo maneja, de acuerdo con un sondeo realizado por este medio entre lunes y martes de esta semana, a 100 choferes en varios sitios en el centro de San José.
Se trata de 31 de ellos, no dueños de la placa, que respondieron en el negativo, a la pregunta, “¿El dueño de este vehículo lo maneja durante una jornada diaria?”.
El Consejo de Transporte Público, por su parte, no ha cancelado la concesión de ningún dueño incumplido por esta norma, aunque cuenta con la potestad de hacerlo, que se encuentra en el artículo 40 de la misma ley.
Para efectos prácticos, es difícil encontrar la prueba de que algún dueño incumpla, aseguró Francisco Jiménez, exministro de Transporte Público.
El propósito de la Ley es crear un sistema de negocio que refuerza el concepto solidario, en el que cada concesionario sea el dueño de su propio activo.
El servicio de Uber, tipificado por el Gobierno desde que inició operaciones en agosto pasado, también tiene sus bemoles, tal como se desprende de sus operaciones globales.
Incluso, una asociación de taxistas de Nueva York el mes pasado pidió a las autoridades municipales regular la jornada de los choferes de la app, que limita las horas laborales a 100 por semana; sin embargo, al no exigir un límite a las horas consecutivas, algunos trabajan hasta 19 al día, poniendo en riesgo al público, se alegó.
Hay además algunas dudas en varias jurisdicciones del mundo acerca de la relación entre Uber y los choferes, que por un lado podría ser contractual, y por otro laboral, lo que implica varias obligaciones de parte de la empresa.
Sin embargo, las mismas normas deberían aplicarse a ambos tipos de transporte personal, sea de los taxis, o de Uber.