Enviar
Lunes 27 Agosto, 2012

Tasas de interés y tipos de cambio
(Segunda parte)

Tipo de Cambio: existe una cantidad de dinero que se conoce como Reservas Internacionales y su indicador de equilibrio entre el colón y el dólar es el tipo de cambio o precio por la moneda extranjera.
Si el país importa más de lo que exporta o recibe menos turistas que los costarricenses que salen de turismo, genera un faltante de dólares que incrementa el tipo de cambio como un mecanismo de compensación.
En caso contrario, aumentan las reservas y disminuye el tipo de cambio. Sencillo. Lo que no se dice es que esta intermediación tiene dos tipos: limpia, cuando el tipo de cambio se ajusta de acuerdo al mercado, y sucia, cuando el Banco Central interviene artificialmente, comprando o vendiendo la moneda extranjera para mantener un tipo de cambio artificial, por algún motivo político o económico.
Uno de esos motivos teóricos es que bajar el tipo de cambio “perjudica” a los exportadores y estimula las importaciones y subir el tipo de cambio “beneficia” las exportaciones y castiga las importaciones. Respecto a las importaciones, ambas situaciones son reales pero respecto a las exportaciones no es cierto.
En una economía en teoría no dolarizada, aumentar el tipo de cambio causa que el valor de lo exportado sea menor en dólares y por ende, más competitivo en el mercado internacional: el importador paga menos dólares por lo comprado. Bajar el tipo de cambio haría que lo exportado sea más costoso en términos de dólares y por ende menos competitivo.
Costa Rica tiene más de 30 años de manejar una economía dolarizada, para no decir que siempre lo ha sido, por lo que el valor de las exportaciones y su costo para el importador es independiente del tipo de cambio, porque se le vendió en dólares, no en colones.
La atracción de empresas exportadoras por parte de CINDE, la supuesta estimulación de las exportaciones por parte de PROCOMER y las gestiones de CADEXCO generan flujos de dólares hacia la economía costarricense, incluso cuando parte de esos dineros se quede en algún paraíso fiscal. Que el Banco Central siga interviniendo el tipo de cambio es una manipulación artificial que además de pérdidas (no conozco otro banco central que pierda dinero) genera un cuestionable favor a la economía costarricense, sobre todo cuando parte de los recursos para producir deben ser importados, sea para consumo local o para reexportar.
De ser las importaciones el motivo para manipularlo, existen otros medios para evitar un tsunami de importaciones que en nada perjudiquen el tipo de cambio.

Luis Guillermo Quesada Sibaja
Administrador, politólogo y abogado