Foto 1
Enviar

Resumen ejecutivo
Tras dos años de esperar un alza en las tasas de interés, impulsada por el déficit del Gobierno, la perspectiva actual es que se mantengan bajas por un tiempo indefinido, influenciadas por cuatro factores, tanto nacionales como globales, diferente a lo que se pensaba meses atrás.
En el ámbito local, se trata de la rebaja en la Tasa de Política Monetaria, así como la captación eficiente de Hacienda, aprovechando las ventanillas de Tesoro Directo.{l1}intereses_se_resisten_a_subir{/l1}
Entretanto, la desaceleración de la economía global afecta las tasas, dada la baja demanda para el dinero, sobre todo en Europa; además, se mantiene bajo el precio del petróleo.

 

Por un lado, la expectativa durante el último año ha sido que las tasas de interés suban, dado que el déficit del Gobierno sigue colocándose entre los más altos del continente, mientras ya no hay acceso al dinero barato mediante los Eurobonos que ayudaron a mantenerlas bajas.
Sin embargo, la perspectiva actual es que las tasas, tanto en colones como en dólares, se mantengan bajas por un tiempo indefinido, influenciadas por cuatro factores nacionales y globales.
En el ámbito local, se trata de la rebaja en la Tasa de Política Monetaria, así como la captación eficiente de Hacienda, aprovechando las ventanillas de Tesoro Directo.
En cuanto a la Tasa de Política Monetaria, actualmente se ubica en 1,75%, cuando en enero del año pasado era del 5,25%.
La TPM es el principal instrumento de política en cuanto a las tasas de interés de muy corto plazo, ya que es la que cobra o paga por créditos o depósitos “overnight” a las entidades financieras en el mercado de dinero.{l2}aprendiendo_a_vivir_con_las_tasas_de_interes_bajas_de_la_fed{/l2}
En cuanto a la captación de recursos, Hacienda hace una semana tuvo su mejor subasta de los últimos años, al captar $380 millones, monto que llegó a satisfacer el 40% de las necesidades del segundo semestre.
Habrá que ver qué presenta Hacienda en el Plan de Endeudamiento que revelará este miércoles.
Hacienda, además, desde principios del año realiza las captaciones a bajo costo, aprovechando las ventanillas de Tesoro Directo, análisis que hicimos en Inversionista del 4 de julio.
De esta forma, se elimina los costos de intermediación, que existían cuando las captaciones se realizaban solo mediante subastas.
Con respecto al entorno internacional, la llamada “nueva normalidad” del crecimiento lento en varias de las economías más grandes, tiende a impulsar para abajo el costo del dinero.
Incluso las tasas han llegado a ser negativas en Alemania, Dinamarca, Japón, Países Bajos y Suiza, un fenómeno sin precedente en cientos de años de historia financiera.
En Estados Unidos, la tasa de los bonos a diez años se mantiene positiva. No obstante, es la más baja de la historia, con un rendimiento del 1,36%, mientras a inicios de milenio eran cercanas al 5%.
Entretanto, los precios al consumidor de Estados Unidos subirán solo alrededor del 1,4% al año hasta 2021, y solo un 1,5% en los cinco años siguientes a ese periodo, indican los especialistas de varios bancos de inversión.
Otro factor que impulsa para abajo las tasas tiene que ver con el precio de las materias primas, sobre todo el petróleo, que la semana pasada quedó cercano a los $45 por barril, según el indicador Brent.

201607162224350.rec-14-15.gif

Ver comentarios