Enviar
Tarija se inclina por autonomía en referendo

Gobernadores opositores rechazan el revocatorio y piden reunión con el presidente boliviano

La Paz - Tarija, Bolivia
EFE

Los gobernadores opositores al Gobierno boliviano rechazaron ayer el referendo revocatorio convocado para el 10 de agosto y reclamaron una reunión con el presidente Evo Morales para lograr “una concertación que dé certidumbre al país”.
En el caso de que no se produzca ese diálogo y Morales siga en una posición de “soberbia”, los prefectos proponen el adelanto de las elecciones generales, dijo el gobernador de Cochabamba (centro), Manfred Reyes Villa, a los periodistas.
El prefecto cochabambino hizo estas declaraciones al término de una reunión que celebraron en la ciudad de Tarija (sur) los gobernadores y dirigentes regionales opositores a Morales, en el seno del llamado Consejo Democrático Nacional (Conalde).
Los gobernadores quieren reunirse con Morales a primeros de julio, aseguró Reyes Villa, quien insistió en que si el diálogo no se produce “el único camino que queda son las elecciones generales”, aunque admitió que deberían convocarse también “a través de un acuerdo político”.
A la cita del Conalde asistieron los prefectos de Santa Cruz, Rubén Costas; de Beni, Ernesto Suárez; de Pando, Leopoldo Fernández; de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, y el anfitrión, el tarijeño Mario Cossío, cuyo departamento aprobó el domingo en referendo su estatuto autonómico.
Durante el encuentro, los dirigentes cívicos de esas regiones plantearon que se suspenda el revocatorio del próximo 10 de agosto, tras argumentar que las reglas de la convocatoria “no son claras” y que relegará el proceso autonómico que parece consolidado hasta ahora.
A la mayoría también le pareció un error que la fuerza opositora Poder Democrático y Social (Podemos, derecha) haya avalado en el Congreso la convocatoria a este referendo, con una fórmula de votación que supuestamente beneficia a Evo Morales y perjudica a los prefectos opositores.
El referendo para ratificar o revocar al presidente, vicepresidente y prefectos fue propuesto por Morales en diciembre pasado, pero el proyecto quedó paralizado en el Senado, controlado por la oposición, que decidió aprobarlo de forma sorpresiva en mayo.
En esta consulta se preguntará a los bolivianos si están de acuerdo con la continuidad del proceso de cambio encabezado por Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, así como con la permanencia de los gobernadores.
Para revocar los mandatos hace falta que el “no” supere tanto el porcentaje de apoyo obtenido en los comicios nacional y departamentales de 2005, en los que fueron elegidos, como el número absoluto de votos.
Los gobernadores opositores se reunieron ayer en Tarija, donde este domingo se completó el ciclo de cuatro votaciones autonómicas iniciado en mayo pasado.
El “sí” al estatuto autonomista votado en Tarija se impone con un 81%, tras ser escrutado más del 55% de las mesas, según un informe parcial difundido hoy por la Corte Departamental Electoral.
Santa Cruz (oriente) fue el primer departamento que aprobó su estatuto autonómico, con un respaldo del 85,6%, y le siguieron Beni (noreste), con el 79,5%, y Pando (norte), con el 81,9%.
En todos los casos, el Gobierno de Morales ha desconocido esas consultas por “inconstitucionales” y “secesionistas” y ha dicho que la abstención y los votos nulos y blancos registrados en las mismas superan el 50%.
El portavoz presidencial, Iván Canelas, insistió ayer en La Paz en que reconocer los estatutos “sería un enorme error”, pues explicó que no se ciñen a “las normas legales del país”.
También el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, sostuvo que en el Ejecutivo existe el temor de que las regiones, si los prefectos no quieren ir al revocatorio, desaten un proceso “de violencia” para desestabilizar al Gobierno.
Por su parte, Óscar Ortiz, presidente del Senado y dirigente de Podemos, dijo a Efe que su partido está dispuesto a analizar “en serio y profundamente” una convocatoria a nuevas elecciones generales, en lugar del referendo revocatorio, si es una solución a la crisis.
“Es una opción que yo no descarto, porque si el país realmente se va tensionando cada vez más, con escenas donde ya hay atentados terroristas alentados desde el Gobierno, obviamente hay que buscar una solución, el país no puede continuar así”, afirmó Ortiz desde Tarija.
El dirigente aludió a la detención de un miembro del Ejército y once civiles acusados de atentar con dinamita contra un canal de televisión critico del Gobierno en la localidad tarijeña de Yacuiba.
El fiscal que ordenó la detención de estas personas apuntó la posibilidad de que el militar fuera miembro del cuerpo de seguridad del presidente, lo que ha sido negado tajantemente por el Gobierno.
Ver comentarios