Logo La República

Viernes, 18 de octubre de 2019



NACIONALES


Red de Turismo Accesible, así como Pro Parques y Cruz Roja lideran campañas

Tapas plásticas permitirán a personas con discapacidad acceso a playas

Material se destinará a confección de rampas retráctiles

Alexandra Cubero [email protected] | Martes 30 octubre, 2018

Stephanie Sheeny, Red de Turismo Accesible
“Realizaremos pasarelas retráctiles, que permiten el fácil desplazamiento de sillas de ruedas en la arena”, dijo Stephanie Sheehy, directora ejecutiva de la Red Costarricense de Turismo Accesible. Esteban Monge/La República


Las tapas plásticas permitirán que las playas costarricenses sean accesibles para las personas que tienen alguna discapacidad, movilidad reducida o que están en silla de ruedas.

A partir de su recolección, el material se utilizará en la fabricación de pasarelas que se colocarán en los sitios públicos.

Lea más: Costa Rica sería el primer país con playas accesibles

Actualmente ninguna playa del país, incluso de Centroamérica, dispone de los dispositivos de acceso.

Para materializar la idea están en ejecución dos campañas: Primera Playa Inclusiva del País por parte de Pro Parques junto a la Cruz Roja y Dona Tapa de la Red Costarricense de Turismo Accesible.

La campaña de las organizaciones se propuso convertir al Parque Nacional Cahuita en el primero con la estructura.

“Escogimos Cahuita porque nos gusta el comanejo con la comunidad; la campaña ha sido tan exitosa que queremos trasladarla a otros parques, pero de momento estamos enfocados en este”, dijo Rocío Echeverría, directora ejecutiva de Pro Parques.

Para ello, hasta julio de 2019 todos los Comités Auxiliares de Cruz Roja serán receptores de tapas plásticas de cualquier tipo (champú, refrescos, salsas y demás).

Por su parte, Dona Tapa consiste en la recolección de plástico de polímeros clases 2, 4 y 5 —casi ningún centro de acopio lo está recibiendo— para luego reciclarlo, valorizarlo y crear madera plástica.

“Con este material realizaremos pasarelas retráctiles, que permiten el fácil desplazamiento de sillas de ruedas en la arena; se podrán guardar en rollos por las noches por cuestiones de legislación —no estructuras fijas en la playa— y de marea”, explicó Stephanie Sheehy, directora ejecutiva de la Red Costarricense de Turismo Accesible.

Para la elaboración de estas pasarelas se necesitan aproximadamente 26 kilogramos de plástico procesado por metro cuadrado.

Cada estructura tendrá un largo entre 10 y 14 metros, por lo tanto, solamente una necesitará al menos 260 kilogramos de material.

La instalación de la primera rampa dependerá de la organización e infraestructura de cada comunidad, pues la Red realizará un concurso para determinar cuál es la más apta para el manejo de la rampa.

También influirá la presencia de oferta complementaria, como es el caso de hoteles, restaurantes, tours y demás servicios para la población con discapacidad.

Lea más: Cahuita se convertiría en primera playa tica con rampa para discapacitados

Finalmente, la Cámara de Comercio Diversa también se propuso convertir a Tamarindo en una playa inclusiva.




NOTAS RELACIONADAS







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.