Logo La República

Martes, 27 de febrero de 2024



COLUMNISTAS


Taiwán decide

Óscar Álvarez Araya oalvarezcocr@gmail.com | Jueves 07 diciembre, 2023


Taiwán va a elecciones presidenciales el próximo 13 de enero de 2024 para decidir el reemplazo de la actual presidente de la República Tsai Ing-Wen, del Partido Democrático Progresista (DPP), de orientación independentista.

Según encuestas recientes el gobernante Partido Democrático Progresista (DPP) representado por el actual vice-presidente de la República Lai-Ching-te tendría aproximadamente un 35% de las intenciones de voto, mientras que Hou Yu-ih, Alcalde de Nuevo Taipei y candidato del opositor Kuomintang tendría entre 33% y 34% de las intenciones de votos. En tercer lugar aparece el Partido del Pueblo de Taiwán (PPT), representado por el Dr. Ko Wen-je, con una intención de voto que oscila entre 18%y 20%.

En otra de las encuestas aparece el Partido Democrático Progresista de primero con una intención de voto de 37,4% frente al Kuomintang con un 36,3% y el Partido del Pueblo de Taiwán en tercer lugar con un 19,6% de las intenciones de voto.

Como candidata a vicepresidente de la República por el DPP corre Hsiao Bi-Khim, quien recientemente era la representante de Taiwán en los Estados Unidos y por el Kuomintang corre Jaw Shaw Kong, personalidad de la televisión.

Tal parece, entonces, que si el pueblo apuesta por la continuidad ganaría la contienda el gobernante Partido Democrático Progresista y si decide cambiar entonces volvería al gobierno el Partido Nacionalista Chino o Kuomintang.

El presidente y vice-presidente de Taiwán es elegido directamente por el pueblo por un período de cuatro años con posibilidad de ser reelectos por un período adicional de cuatro años. La presidente Tsai Ing-Wen ya agotó sus dos períodos en la presidencia de manera que ya no puede ser candidata.

Los ganadores de la contienda tomarán posesión de sus cargos de presidente y vice-presidente de la República el próximo 20 de mayo de 2024.

La elección transcurre en un escenario en el que China ha escalado su actividad militar con aviones y barcos en el Estrecho de Taiwán y aguas cercanas presionando a la población y reclamando su soberanía sobre la isla que reclama como suya.

La elección presidencial del próximo 13 de enero en Taiwán da inicio a un año en el que el presidente Joe Biden de los Estados Unidos buscará su reelección en noviembre de 2024.

El resultado de la elección en Taiwán es vital para definir el futuro de las relaciones entre los Estados Unidos y China.

Para China, el tema de Taiwán es el más sensitivo en su relación con Estados Unidos y por su parte Joe Biden se ha comprometido públicamente a defender a Taiwán en caso de una invasión de China sobre la isla.

Estados Unidos ha expresado que no desea que Taiwán se convierta en una Ucrania del Asia-Pacífico. Y se ha pronunciado persistentemente en contra de una declaración unilateral de independencia por parte de Taiwán, así como contra una posible invasión de la isla por parte de China.

Washington mantienes sus relaciones diplomáticas oficiales con la República Popular China, reitera una y otra vez su respeto al principio de “Una sola China” pero a la vez mantiene una “embajada de facto” en Taipei y es el principal aliado y soporte económico y militar de Taiwán, al que considera un referente de la libertad y la democracia en el Asia-Pacífico y en el mundo.

Beijing considera al Partido Democrático Progresista como separatista porque entre sus metas fundacionales se propone un “Taiwán soberano, independiente y autónomo”.

Por su parte, el histórico Kuomintang defiende el statu quo de estabilidad y paz en el Estrecho de Taiwán oponiéndose tanto a una declaración de independencia de Taiwán, la cual de todos modos ya existe de facto, y rechazando toda idea de invasión de China a Taiwán.

Durante los gobiernos recientes del DPP las relaciones con China son muy tensas y conflictivas, mientras que durante los gobiernos recientes del Kuomintang las relaciones entre China y Taiwan ingresaron en un período de distensión, mejoría, tregua diplomática y fortalecimiento de las relaciones económicas y comerciales.

El Kuomintang acusa al DPP de ser independentista y anti chino y de poner en riesgo a Taiwán con una eventual invasión de China. Pero el DPP acusa al Kuomintang de ser muy blando y hasta pro chino. Ambas acusaciones algo exageradas y subidas de tono durante la campaña electoral.

EL Kuomintang es miembro de la Internacional Demócrata de Centro, mientras que el DPP es miembro pleno de la Internacional Liberal. Ambos partidos son pro-democracia y pro- economía de mercado. Aunque en temas culturales el DPP es más “progresista” y el Kuomintang es más “conservador”.

Pero Estados Unidos, tiene una larga experiencia para trabajar conjuntamente tanto con el DPP como con el Kuomintang y ambos partidos son muy buenos amigos de los Estados Unidos y de las democracias en general.

Gane quien gane el próximo 13 de enero en las elecciones presidenciales de Taiwán, de seguro que el gran ganador será el pueblo de Taiwán, así como la libertad, la democracia y el estado de derecho.

NOTAS ANTERIORES


A propósito de los cantones

Miércoles 21 febrero, 2024

Con crear cantones pequeños, o muy pequeñitos, no se favorece la estabilidad política nacional ni la gobernanza o gobernabilidad.







© 2024 Republica Media Group todos los derechos reservados.