Enviar
Surgen dudas en torno a rescate de Betancourt

Informaciones procedentes de Suiza, de Estados Unidos y de Israel que afirman o insinúan que se pagó por el rescate

Bogotá
EFE

El Gobierno colombiano negó el viernes las informaciones de que en el rescate de Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y once policías y militares rehenes de las FARC, realizada el miércoles por el Ejército, colaborasen otros países o se pagase para garantizar el éxito de la operación.
Desde el anuncio del rescate y la detención de dos guerrilleros de las FARC, “César” y “Gafas”, el gobierno colombiano ha insistido en que toda la operación fue realizada por el Ejército, que logró infiltrarse en las estructuras de la jefatura de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
De este modo, según la información oficial, se consiguió que los rehenes fuesen trasladados a un lugar determinado de la selva donde les esperaba un helicóptero que, dijeron a los guerrilleros, formaba parte de una misión internacional.
El viernes el general Fredy Padilla De León afirmó con rotundidad: “Como comandante de las Fuerzas Militares niego que el gobierno de Colombia haya cancelado (pagado) un sólo centavo por esa operación”.
Además, agregó que el Ejército no tuvo apoyo logístico ni operacional de nadie en la exitosa acción que devolvió a la libertad a esos quince rehenes, algunos cautivos desde hacía diez años.
Sin embargo, han surgido informaciones procedentes de Suiza, de Estados Unidos y de Israel que afirman o insinúan que se pagó por el rescate, en el primer caso, o que ayudaron de alguna manera, en caso de los dos últimos países.
Una versión de la emisora pública Radio Suisse Romande (RSS), que citó una fuente “fiable”, afirmó que el gobierno de Colombia, con ayuda de Estados Unidos, pagó un rescate de $20 millones a “César”, jefe de uno de los frentes de la guerrilla y considerado como el “carcelero” de los secuestrados.
El periodista Frederich Blassel, de la RSS, declaró a la emisora colombiana La W que, según su fuente, la operación “fue un montaje” del gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, y que Estados Unidos patrocinó el pago, debido a que entre los rehenes estaban los estadounidenses Keith Stansell, Marc Gosalves y Thomas Howes.
Según Blassel, “los tres contratistas norteamericanos trabajaban para el FBI y fueron cedidos a la DEA (Departamento Estadounidense Antidroga) para que realizaran un trabajo y por eso el interés de esa nación (Estados Unidos) era muy alto en recuperar a esos ciudadanos”.
Y precisó que “el contacto con el 'comandante César' se estableció a través de su novia, que fue capturada hace unos cuatro meses por el Ejército”.
Sobre la información del pago a “César”, el portavoz del Ministerio de Exteriores francés, Eric Chevallier, respondió: “La respuesta es muy sencilla: no”, y aseguró que Francia no tuvo nada que ver con esa operación militar “ni con sus modalidades de financiación, si es que hubo esas modalidades de financiación”.
Pero las dudas han continuado, puesto que John McCain, el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, que estaba en Colombia el miércoles, dijo después en México que el rescate “fue logrado por las Fuerzas Armadas colombianas y su Gobierno, pero con una asistencia fuerte y necesaria de los Estados Unidos de América”.
También dijo lo mismo la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, que aseguró que en su gobierno conocían “la operación y cómo se iba a llevar a cabo”.
“No puedo dar más detalles por ahora, pero el presidente (George W.) Bush la apoyaba”, agregó Perino, que atribuyó al gobierno de Uribe y al Ejército colombiano el éxito de la misión, aunque dijo que fue “con algo de apoyo” de Estados Unidos.
Otras informaciones procedentes de Israel indicaron que en la operación participaron expertos de seguridad de ese país, coordinados por la empresa Global CST.
Una fuente de esa compañía, que reconoció que ha ayudado a desarrollar las fuentes de inteligencia colombianas y les han apoyado en su preparación, señaló al diario “Haaretz” que los israelíes no participaron en la ejecución de la operación de rescate, pero asesoraron y guiaron, vendieron equipamiento y tecnología de inteligencia a los colombianos.
Por su parte, el “Yediot Aharonot”, el periódico de mayor tirada de Israel, coincidió al señalar que la participación israelí se centró en “asuntos de inteligencia, adiestramiento y creación de infraestructuras operativas”.
El general Padilla de León juró el viernes por su honor que para él “resultaría más benéfico que alias 'César' hubiera recibido 20 millones y eso hubiera sido demoledor al interior de las FARC. Eso habría sido un incentivo”.


Ver comentarios