Enviar
Suramérica busca concretar unión energética

Ministros y otros representantes de los países de Suramérica buscaron ayer en Caracas, en la III reunión del Consejo Energético Suramericano, acuerdos que plasmen en hechos una política de integración regional que necesita, según reconocen todos, pasos concretos para avanzar.
Así lo señaló el ministro de Exteriores anfitrión, Nicolás Maduro, que aprovechó la apertura de la reunión para llamar a la "aceleración y concreción" de las políticas relativas a la energía para alcanzar los retos "vitales" que tienen los Gobiernos de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
"Grandes objetivos se están planteando para la constitución del Tratado Energético de Suramérica", dijo el canciller de Venezuela, país que ejerce la presidencia del Consejo Energético Suramericano, en referencia a una de las tareas que ocupan la agenda de los ministros.
Maduro destacó que "hay documentos vitales del Consejo Energético que tienen que traducirse en políticas comunes de Suramérica", y subrayó la necesidad de alcanzar consenso, aunque "respetando la diversidad", para avanzar en la concreción del tratado energético.
La secretaria general de Unasur, María Emma Mejía, indicó que el proceso de integración energética va a llevar "mucho tiempo, no va a ser fácil" y por ello llamó a los países a hacer balance de la situación energética en la región y a tratar de adelantar un trabajo que cristalice en forma de tratado.
"Debemos acelerar la propuesta de estatutos y por supuesto mirar como llegamos a un tratado. Ni su redacción ni su socialización política van a ser una tarea fácil ni siquiera la socialización ciudadana", agregó en alusión a ese texto.
Sin embargo, se mostró convencida de las posibilidades de Unasur, que ha dictado cátedra, dijo, en aspectos como el diseño de su propia doctrina de defensa, y sugirió la posibilidad de buscar una reunión con los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China) para coordinar políticas.
Mejía subrayó la urgencia de encontrar soluciones en materia energética en una región en la que "30 millones de latinoamericanos y caribeños hoy no tienen electricidad. Es una cifra aterradora", dijo.
En ese sentido, pidió adelantar el trabajo para que en el momento de que Paraguay entregue la Presidencia pro tempore de Unasur a Perú, en noviembre, los responsables de Energía de la región puedan rendir cuentas a los presidentes y presentar acuerdos y objetivos.
El venezolano Alí Rodríguez, que en junio tomará el testigo de María Emma Mejía al frente de la Secretaría General de Unasur, también destacó que "el peso específico de la región consiste en representar un gigantesco reservorio de recursos naturales".
"Tenemos reservas energéticas descomunales de todas las fuentes primarias que queramos, minerales todos los que queramos, más del 24% de las reservas de agua potable", recordó Rodríguez, al llamar a los países de la región a articular políticas que permitan alcanzar consensos pese a las diferencias que pueda haber.
Por su parte, el ministro de Obras Públicas de Paraguay, Cecilio Pérez, en representación del país que ejerce la presidencia pro témpore de Unasur, indicó que "la recuperación de la soberanía energética es un elemento esencial" para "avanzar decididamente en la integración energética".
"Anhelamos una efectiva integración energética en el corto plazo, solidaria, que garantice el libre tránsito y permita la complementariedad entre los Estados miembros", agregó.
El ministro de Petróleo y Minería venezolano, Rafael Ramírez, destacó que el Tratado Energético Suramericano dará a los países de la región herramientas para defender sus intereses, resolver sus controversias con instancias propias y defender a sus empresas de los intereses trasnacionales.

Caracas/EFE

Ver comentarios