Superávit dará respiro a Gobierno ante crisis internacional
Enviar
Superávit dará respiro a Gobierno ante crisis internacional

• Mejoras en la recaudación se verían afectadas cuando empiece a bajar la producción

Israel Aragón y Rebeca Sequeira
[email protected]
[email protected]

El superávit fiscal recaudado por el gobierno local en los últimos meses le servirá de colchón para enfrentar el impacto que podría generar en las arcas del Estado la crisis que sufre la economía internacional y en especial la estadounidense.
Ese saldo positivo, que en los primeros ocho meses del año era de ¢150 mil millones, de acuerdo con Guillermo Zúñiga, ministro de Hacienda, le permitirá al gobierno tener un margen más amplio para aumentar el gasto público y contrarrestar los efectos de una posible recesión.
Entre los beneficios sobresale que el gobierno no se verá tan obligado a salir al mercado a financiarse a altas tasas de interés.
En el pasado los déficits fiscales que arrastraba el gobierno lo hacían más vulnerable a las crisis externas, pues “al caer el crecimiento interno y la recaudación se veía obligado a financiarse con tasas de interés más altas, lo que significa una política fiscal procíclica que la agravaba la situación de crisis, al encarecer el crédito e impedir el acceso a las empresas y con ello frenar el desarrollo o el crecimiento del país”, explicó Gina Ampiee, gerente general de INS Valores Puesto de Bolsa.
Los avances logrados en la inserción del país a mercados internacionales y en la diversificación de su base exportadora lo hacen una economía más flexible para reaccionar ante el nuevo panorama internacional, consideró Ampiee, razón por la cual recomendó continuar en el proceso de apertura de mercados y desarrollar una estrategia de largo plazo que permita comprar activos de la mejor calidad a muy buenos precios.
A pesar de la buena salud en las finanzas públicas, los especialistas recomiendan tener presente que el superávit podría empezar a reducirse.
“Esto podría darse cuando la crisis internacional empiece a manifestar sus consecuencias en el mercado local. Esto podría suceder en el segundo trimestre del próximo año”, consideró Javier Delgado, analista del Grupo Financiero Acobo.
“Si baja la producción a nivel local, bajaría la recaudación de impuestos, por lo que en consecuencia los ingresos se podrían empezar a equiparar con los egresos”, dijo.
Esta baja en la producción sería generada por una reducción de la demanda estadounidense, mercado adonde se dirige casi el 40% de las exportaciones totales del país.
Tal situación afectaría especialmente a aquellas empresas que produzcan bienes u ofrezcan servicios que no sean necesarios, es decir, aquellos de los que las personas pueden prescindir, como el entretenimiento.
“A largo plazo uno piensa que todos los países en general estamos bien preparados, pero lo primero que se debe tomar en cuenta es que dependiendo del tiempo que dure (la crisis), así será el impacto que deberán soportar las economías”, dijo Felipe Brenes, gerente de negocios SC Riesgo.
Tanto Brenes como el ministro Zúñiga se mostraron positivos al afirmar que muchos sectores siguen creciendo aunque a menor ritmo y que el desempeño económico sigue siendo relativamente positivo para toda Latinoamérica, condiciones que se verán favorecidas por el superávit fiscal local.



Ver comentarios