"Super Bowl" amenaza con arruinar la dieta
Enviar
“Super Bowl” amenaza con arruinar la dieta

Washington
EFE

La disputa del “Super Bowl” no es solo la competencia deportiva que atrae cada año la mayor audiencia por televisión, sino un gran tazón de comidas baratas que amenaza con arruinar las dietas de millones de espectadores.
Un estudio publicado en la edición de ayer del New England Journal of Medicine, referido a los peligros de salud que acarrean las grandes competiciones deportivas, como el mundial de fútbol de Alemania de 2006, indica que los ataques cardiacos pueden llegar a duplicarse.

El “Super Bowl” que se juega en Estados Unidos el domingo en Glendale, Arizona, no es una excepción. Más bien un exponente de este problema, dada la tradición que los estadounidenses tienen de hartarse de “comida basura” mientras ven el juego.
Un estudio del Consejo de Control de Calorías y la Asociación de Comidas de Meriendas (snacks) señala que consumirán casi 14 toneladas de bocadillos.
Los cálculos incluyen cinco toneladas de papas fritas, 3,7 toneladas de tortillas de maíz, 1,9 toneladas de pretzels, 1,7 toneladas de maíz tostado, y 1,1 toneladas de nueces, almendras, maní y otras frutas secas.
Entre los que aguantan todo el partido y los espectadores ocasionales, el televidente promedio consumirá unas 1.200 calorías y 50 gramos de grasa tan solo de los aperitivos, sin contar alguna comida regular como pizzas, salchichas, sodas y cerveza, según los investigadores.
Las papas fritas aportarán el domingo 27 mil millones de calorías y 1.800 millones de gramos de grasa.

Ver comentarios