Supen se trae abajo propuestas electorales para salvar el IVM
“La Supen puede regular más a la Caja, pero se requiere una reforma constitucional”, aseguró Álvaro Ramos, superintendente de pensiones. Esteban Monge/La República.
Enviar

La Superintendencia de Pensiones (Supen) considera que las propuestas expresadas por varios candidatos a la Presidencia para darle mayor sostenibilidad al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) requerirán cambios legales y constitucionales que no son tan fáciles de concretar.

La primera está relacionada con que la Supen regule y supervise a la Caja de Seguro Social, y la segunda pretende establecer un impuesto de ¢10 a la cerveza para fondear el IVM con ¢7 mil millones al año.

Mayor regulación de la Supen es promovida por Juan Diego Castro, candidato a la Presidencia del Partido Integración Nacional y Mario Redondo, del Partido Alianza Demócrata Cristiana; la segunda acción es promovida por Óscar López, candidato del Partido Accesibilidad Sin Exclusión.

Actualmente, la Superintendencia solo puede supervisar el IVM y brindar un informe anual, ya que la autonomía de la Caja no permite decirle a dicha institución en qué invertir, cómo manejar los riesgos y el gobierno corporativo.

“Para este fin se requiere una reforma constitucional que tendría que tomar decisiones políticas, no técnicas; por ejemplo, si la regulación implica restringir la total libertad que tiene la junta directiva de la Caja para definir requisitos y beneficios para la concesión del derecho a la pensión en el IVM”, aseguró Álvaro Ramos, superintendente de pensiones.

Con respecto al impuesto a la cerveza, la Supen tiene sus dudas sobre la propuesta y Ramos afirma que requiere más información para analizar detalladamente el costo de la implementación versus el beneficio que se puede obtener para el régimen.

Óscar López considera que esta es la solución ya que en Costa Rica se están consumiendo 170 millones de litros de cerveza por año y esto podría generar recursos que beneficiarían el régimen de pensiones.

Edgardo Araya, del Frente Amplio; Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana, y Antonio Álvarez Desanti, de Liberación Nacional, cabildean una propuesta para que la Caja pueda colocar el dinero de las pensiones en fondos de inversión y esa sí es bien vista por la Superintendencia.

Esta posibilidad también es respaldada por la comisión de diálogo que se fundó este año, entre varios sectores de la sociedad civil, que recomendaba que la Caja podría hacer este tipo de inversiones pero que la meta de rendimiento real no fuera de un porcentaje menor al 4,8%.

Los candidatos tienen ese reto por delante, debido a que los estudios actuariales, tanto el de la Caja como por la Escuela de Matemática de la Universidad de Costa Rica evidencian que los excedentes del régimen han venido decreciendo desde 2008 y esto provocará que los ingresos de operación no alcancen para hacer frente a los gastos en un largo plazo.

 

 

Ver comentarios