¿Qué opciones hay para salvar las pensiones del IVM?
“Debemos reforzar las pensiones complementarias con más aportes. Confiscar el ahorro privado de los trabajadores, sería retroceder”, dijo José Manuel Arias, gerente de BAC Pensiones. Archivo/La República
Enviar

Subir la edad de retiro hasta los 70 años y aumentar el aporte de los trabajadores, los patronos y el Estado, sería la opción más viable para salvar de la quiebra el sistema de pensiones del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) manejado por la Caja de Seguro Social.

Se habla de que el número mágico debe ser el 23% del salario, prácticamente más de un 60% respecto al 14% que cotizan actualmente afiliado, patrono y Estado, más el ROP, y se haría de forma escalonada, pero no se está claro sí debe ser incluso más, por los beneficios en algunas pensiones.
Otro punto que atacar es la informalidad laboral, la cual representó entre enero y marzo de 2015, unas 929 mil personas, de las cuales un tercio tiene entre 45 y 59 años, según la Encuesta Continua de Empleo de INEC.
Con solo la cotización de estos empleados al sistema del IVM y a los impuestos, se podría dar alguna parte de la solución al régimen de pensiones de la Caja, así como a las arcas del Estado dañadas por el déficit fiscal.
Por otro lado, la idea que propone la auditoría interna de la Caja de tomar el dinero de las pensiones complementarias y del Fondo de Capitalización Laboral, es “descabellada y sería como un estilo de asalto”, explicaron varios expertos.
Esto porque con este sistema de capitalización individual, donde cada persona ahorra en su propia cuenta, aunque los dineros se inviertan de forma conjunta, se sabe con exactitud lo que cada ahorrante tiene y recibirá al retirarse. Opuesto al de la Caja, que es de reparto.


La iniciativa propone que al trasladar esos dineros del ROP y el FCL, contaría el IVM con ¢4,7 billones nuevos —más del doble de la reserva del IVM— que es un ahorro propiedad de 2,4 millones de trabajadores.
“Debemos enfocarnos en construir un Sistema Nacional de Pensiones sano, sostenible y solidario. Al IVM se le debe dar lo necesario para que sea el pilar básico que orientó la Ley de Protección al Trabajador, pero el grueso de la pensión debe llegar a salir del ahorro individual. Debemos reforzar el ROP con más aportes. Confiscar el ahorro privado de los trabajadores, sería retroceder en las soluciones que Costa Rica ha venido construyendo, muy lentamente”, explicó José Manuel Arias, gerente de BAC Pensiones.
Otra opción interesante es aplicar un sistema como el que Suecia tiene desde 2001, incluso muchos expertos valoran esta como la mejor opción respecto a sistemas de pensiones.
Aquí cada trabajador posee una "cuenta individual" (cuentas nocionales) en la que se anotan las contribuciones realizadas tanto por él como por la empresa donde trabaja.
El saldo de esa cuenta nocional representa el derecho acumulado de pensión futura.
Anualmente, los trabajadores suecos reciben el denominado "Sobre Naranja", en el que se les informa el saldo acumulado en su cuenta.
Bajo el nuevo sistema, la pensión se calcula con las contribuciones realizadas desde los 16 años y durante toda la vida laboral.
El derecho a solicitar las pensiones contributivas comienza a los 61 años y no existe límite máximo para la edad de jubilación. La pensión no contributiva es solo exigible a partir de los 65 años.
La UCR entregó a finales de diciembre el estudio actuarial que realizó sobre el Régimen del IVM.
La situación financiera del régimen es complicada, esa es la conclusión del estudio, aunque indica que todavía hay soluciones y tiempo para adoptar las medidas que lleven a que el régimen perdure por más años.
“Si no se toman medidas urgentes se estima que los ingresos de aportes e inversiones dejarán de ser suficientes para atender los gastos en 2022-2028, por lo cual, se tendría que utilizar la reserva, la cual se agotaría en 2027-2034”, indica una parte del informe.
En julio de 2015, el analista actuarial argentino Eduardo Melinsky presentó un estudio que arrojó las mismas indicaciones que dice ahora la UCR, pero dicho informe fue desechado por no contar con todas las herramientas en el modelo, entre otras cosas.
El IVM tiene poco menos de 239 mil beneficiarios y alrededor de 1,4 millones de trabajadores que cotizan. Además cuenta con una reserva de ¢2 billones.


Minientrevista Álvaro Ramos, Superintendente de Pensiones


“Para tener pensiones buenas, hay que subir el aporte”

¿Le parecieron correctas las decisiones de la Caja con el aumento?
El estudio de la UCR demuestra que hay que tomar medidas y esto es lo que se hizo, y a mi parecer se seguirá haciendo. Ya viene también la del Estado y estarán dejando la de los patronos de último, principalmente tomando en consideración el tema de competitividad, así que están atendiendo la emergencia.
El mensaje que se quiere dar, es: ¿Queremos o no las pensiones? Yo quiero que todos tengamos pensión, por esto hay que subir los aportes.
La confusión es grande, es claro que la vida es cara, pero hoy somos una Costa Rica más próspera que hace escasos 30 años, si tiro ese mismo tiempo hacia delante, y el crecimiento sigue igual, seremos el doble de ricos que hoy, así con el aumento se estaría garantizando la pensión.

¿Qué hacer?
Imaginemos que tomemos la decisión de ir a un modelo estilo sueco, con sus variantes, donde la Caja se lleve un 16% y la privada un 7%, un modelo cerca de 2 a 1.
Esto no se puede hacer ya, pasarán unos 20 a 30 años implementándolo, se va haciendo despacio, así el aumento de un punto porcentual como se hizo, se puede tomar como la primera grada.
Esto no es un paliativo, es un aporte definitivo.

¿El aumento anunciado la semana pasada, se aplicará en mi próximo salario?

No me ha llegado una comunicación oficial, ya las autoridades de la Caja me habían indicado que era algo que podía suceder, y al final vino, pero la letra menuda no la conocía.
Parece que es algo de implementación rápida, una vez que pasen las consultas públicas, quizá lo que desorienta es que la Caja tiene esa prerrogativa; lo extraño es que le pedimos a la Caja que resuelva, pero cuando empieza, ahora resulta que se quiere un gran diálogo al respecto.


AUMENTO DE LA COTIZACIÓN


La Caja indicó la semana pasada que se aumentará en un punto porcentual el aporte de los empleados pasando de un 2,84% a un 3,84% de su salario

  • Si usted tiene un salario bruto de ¢500 mil, actualmente aporta al régimen ¢14.200
  • Con el cambio usted aportará ¢19.200
  • Lo que equivale a un 35% más del aporte de hoy

 



Ver comentarios