Starbucks quiere clientes a la hora del almuerzo
Tienda Starbucks en Astaná, capital de Kazajistán. Bloomberg/La República
Enviar

Starbucks quiere persuadir a los clientes amantes del café de que regresen para almorzar, después de haber trastabillado varias veces en los intentos de ampliar su oferta de comida.

La cadena de cafeterías aspira a que el rubro alimentos alcance un 25% del total de ventas en Estados Unidos, en comparación con el 20% que registra en la actualidad, dijo Kevin Johnson, director de operaciones, que reemplazará a Howard Schultz como máximo responsable de la empresa el año próximo.

Starbucks se encuentra en medio de una importante transición. Schultz, que construyó el imperio de la cafeína incorporando a la vida de los estadounidenses la cultura del café italiano, traspasará su actividad cotidiana a Johnson el 3 de abril.

Como presidente ejecutivo, Schultz se centrará en una marca premium llamada Reserve. La iniciativa incluye un mejor café: 1.000 cafeterías que exhibirán la nueva marca y tiendas insignia de 1.860 metros cuadrados, llamadas Roasteries.

Así, Johnson estará al frente de la ampliación del rubro comida, que a lo largo de los años, la compañía ha tratado de actualizar para atraer más clientes y mantener el crecimiento de las ventas.

Sin embargo, tuvo contratiempos, ya que en 2008, cuando Schultz volvió a la empresa como CEO, debió cambiar las recetas de sándwiches calientes para el desayuno cuando los clientes se quejaron del olor a queso quemado, que era más fuerte que el aroma del café.

Definitivamente, acertar con el menú es fundamental para los planes de crecimiento de Starbucks, que proyecta incrementar un 10% sus ingresos y un 5% las ventas en las mismas tiendas durante los próximos cinco años.

Ver comentarios