S&P cifra en $550.000 millones pérdidas "subprime"
Enviar
S&P cifra en $550.000 millones pérdidas “subprime”


Nueva York - Las pérdidas por bonos hipotecarios de alto riesgo probablemente lleguen a $550.000 millones, alrededor de la mitad del valor de todas las emisiones de deuda sobre primeras hipotecas de los últimos tres años, dijo Mark Adelson, responsable de crédito de Standard & Poor's.
La banca comercial y de inversión ya han aprovisionado $508.500 millones por sus participaciones y las estimaciones de Adelson podrían ser una muestra del daño que la crisis crediticia ha representado para los tenedores de bonos.

“Hay mucha doble contabilidad implicada porque la mayor parte de ese papel se tiene en obligaciones CDO”, dijo Adelson en una entrevista.
Adelson dijo que esta diferencia se ha desdibujado por el uso del término “subprime securities” (deuda de alto riesgo) para referirse de forma indiscriminada tanto a los estructurados financieros CDO como a los bonos respaldados por hipotecas “subprime” de primer nivel. Mientras muchos tramos con la máxima calificación de las CDO pueden suspender los pagos, solo unos pocos bonos respaldados por activos con la máxima solvencia lo harán, dijo Adelson.
Unos $200.000 millones en pérdidas proceden directamente de impagos de bonos subprime, casi todos sobre deuda con calificación crediticia inferior a AAA, la máxima calificación de S&P, dijo Adelson. Añadió que entre $200.000 millones y $300.000 millones de pérdidas proceden de las CDO, incluso tramos con la máxima calificación de esa deuda estructurada respaldada por otros bonos.
Los restantes $50.000 millones en pérdidas vienen de deuda “subprime” de segundo nivel, también conocida como segundas hipotecas o créditos concedidos con la garantía del capital amortizado de la hipoteca.
“Viéndolo en retrospectiva, se creó deuda que era vulnerable a un deterioro más rápido y profundo de lo anticipado por los participantes del mercado”, dijo Adelson en el informe publicado por S&P.
Los miles de millones de dólares apostados en permutas sobre riesgo crediticio, o contratos de derivados utilizados para especular sobre bonos de hipotecas “subprime”, o para cubrirse de ellos, no afectan a la perspectiva general del mercado, agregó Adelson.

Ver comentarios