Enviar
Soprano por excelencia

Iride Martínez, tras ser la primera soprano costarricense que se presenta en La Scala de Milán, cerrará el Festival de Música Credomatic

Carolina Barrantes
[email protected]

Honor, mucha responsabilidad y un repertorio lleno de arias reconocidas. Estas son las cartas de presentación con las que la soprano costarricense Iride Martínez dice presente en el Festival de Música Credomatic.
La artista, que regresa a los escenarios nacionales luego de cerca de dos años de ausencia, es la encargada de amenizar tres conciertos junto a su esposo, el pianista austriaco Siegmund Weinmeister.
Esta experiencia representa “un gran reto” para esta dupla talentosa, debido a que “el festival goza de una gran reputación a
nivel internacional”, afirmó la soprano.
La primera prueba de fuego la tuvieron el domingo anterior en el Hotel Tirol.
Las próximas presentaciones serán en el Teatro Nacional y en la Catedral Metropolitana de San José, este fin de semana, cerrando el festival. En estas, presentarán un repertorio especial con arias como la de Juliette “Je veux vivre”, de Romeo et Juliette, y la de Cleopatra “V’adoro Pupille”, de Giulio Cesare.
La soprano tiene una vasta experiencia en eventos de este calibre. En su currículo destacan presentaciones en festivales como el de Salzburgoy Lucerno, y ha acompañado a orquestas reconocidas como la Filarmónica de Berlín y la RAI de Turín.
Para la artista, la clave de su éxito ha sido la constancia que ha tenido en el canto, así como el profesionalismo.
“Lo que soy hoy es fruto de un proceso con altibajos, en el que cualquier paso es trascendental y debe ser hacia adelante. Uno debe mostrar el máximo de su talento, sin importar el tamaño o importancia del recinto; al fin y al cabo, el público es el que define la calidad de tu actuación”, explicó Martínez.
Uno de sus últimos éxitos lo alcanzó hace pocos meses, cuando se convirtió en la primera cantante costarricense que pisa el escenario de La Scala de Milán.
Esta experiencia fue “maravillosa” para la soprano, ya que “el teatro representa el sueño de todo cantante lírico debido a su renombre”, afirmó.
Además, debido a que
“representaba el estreno en Italia de la ópera ‘1984’, cuya temática exalta la falta de cuestionamiento de la sociedad actual, la parte creativa”, añadió.
En la actualidad, la soprano se dedica a dirigir junto a su esposo la Fundación Jóvenes Cantantes, con la cual busca preparar artistas promesa. La institución ha capacitado a 20 jóvenes, de los cuales siete están mostrando su talento en Europa.
La entidad hace dos audiciones al año, y la próxima será este jueves a las 3 p.m., en el Teatro Mozart.


Los conciertos

Artistas: Iride Martínez y Siegmund Weinmeister
Lugar: Teatro Nacional
Día: sábado 16 de agosto, 8 p.m.
Entrada: Entre ¢25 mil en butaca, y ¢3 mil en galería.
Lugar: Catedral Metropolitana
Día: domingo 17 de agosto, 2 p.m.
Entrada: gratuita
Ver comentarios