Enviar
Sondeos a boca de urna dan victoria a Livni

Líder de Kadima lanzó invitación a Netanyahu a formar gobierno de unidad nacional

Jerusalén
EFE

El gubernamental partido centrista Kadima de Tzipi Livni ganó los comicios generales de ayer en Israel, según los sondeos a pie de urna divulgados al cierre de los colegios electorales, a las 22.00, hora local (20.00 GMT).
Livni, exhortó ayer a su rival del conservador Likud, Benjamín Netanyahu, a formar un gobierno de unidad nacional bajo su dirección.
"Te ofrecí antes de fijar estas elecciones unirte a un gobierno de unidad nacional bajo mi dirección para afrontar los problemas que tiene Israel y lo rechazaste. El pueblo ha elegido Kadima", dijo Livni al pedir a Netanyahu que reconsidere su postura a raíz de los primeros resultados que le dan a ella la victoria electoral.
Tras el recuento del 40% de los votos, Kadima aventaja al Likud por un margen de un punto porcentual después de que los sondeos a pie de urna situaran esa diferencia en dos escaños.
De acuerdo con los sondeos de las cadenas televisivas Canal 1 y Canal 10, el Kadima habría obtenido 30 diputados frente a 28 del Likud, en tanto que el de la televisión Canal 2 otorga 29 al partido de Livni por los 27 que habría conseguido el de Netanyahu.
Otra encuesta, colgada en la versión digital del diario Yediot Aharonot, concede 28 escaños al Kadima y 26 al Likud.
Ninguno de estos sondeos tiene carácter oficial.
De confirmarse los sondeos, la alta participación, mayor de lo previsto y que superará el 65% pese a lo inclemente de las condiciones meteorológicas, en una jornada tormentosa en la que no paró de llover, habría beneficiado a Kadima.
El Likud aventajaba por un corto margen a Kadima en las encuestas previas y los expertos consideraban que sólo una alta afluencia a las urnas entre el millón de indecisos -el veinte% del electorado-, permitiría al partido de Livni superar al de Netanyahu.
La victoria da a la líder de Kadima la oportunidad de intentar la formación de una nueva mayoría entre los 120 escaños del parlamento.
Y en ese intento se perfilan decisivos la formación ultraderechista Israel Beitenu de Avigdor Leiberman, y el izquierdista Partido Laborista de Ehud Barak, que los sondeos a pie de urna otorgan quince diputados y catorce diputados, respectivamente.
El apoyo de los laboristas no sería suficiente a Livni para formar el nuevo ejecutivo ante la mayoría de formaciones conservadoras en el arco parlamentario, en el que la líder de Kadima tendría que contar con partidos de carácter ultra ortodoxo.
En caso de que no fructificaran sus gestiones, Livni se vería entonces obligada a recurrir a Israel Beitenu, un partido de tintes xenófobos que tendría aún peor encaje que los ultra ortodoxos en una eventual mayoría parlamentaria de centro izquierda.
Las distintas posibilidades centrarán los esfuerzos de Livni en las tres semanas que tiene para intentar integrar un gabinete, sin que pueda descartarse tampoco una coalición entre Kadima y Likud, en lo más parecido a un gobierno de unidad nacional.
Adelantándose a los acontecimientos, el propio Netanyahu aseguró esta noche que será el próximo primer ministro israelí, pese al aparente varapalo que ha recibido en las urnas cuando hace un par de meses todas las encuestas le daban como claro vencedor electoral.
Ver comentarios