Enviar

Dos son más fuertes que uno, Costa Rica debe invocar al Consejo de Seguridad lo antes posible para detener la invasión nica

Solución urgente:OEA + ONU
Derecho internacional faculta al país a acudir a ambos organismos al mismo tiempo

El cronómetro comenzó a correr hace 33 días y hoy es incierto cuándo se detendrá. En cualquier carrera, el tiempo es el principal enemigo y también lo es para Costa Rica en el conflicto que vive con Nicaragua.
Conforme pasan los días, cada vez es más grave el daño ambiental en la costarricense Isla Calero, donde obreros nicas de manera imparable talan hectáreas de árboles para crear un canal artificial que cambie el curso natural del río San Juan, y cuyo pretexto es la draga.
Asimismo, decenas de sus militares permanecen en suelo nacional, violentando la soberanía costarricense.
Ante este atropello, el país debe acudir a todos los mecanismos posibles, siendo uno de mayor peso y no exclusivo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU). Jurídicamente no hay razones que nos lo impidan.
La Carta de la ONU —artículos 34 y 52— es muy clara, un proceso regional, como el que actualmente se lleva en la Organización de los Estados Americanos (OEA) no priva a Costa Rica de acudir al Consejo de Seguridad, si considera que su paz está en peligro.
“No existe ninguna razón para no proceder, sin más tardanza, a denunciar el crimen de agresión perpetrado por Managua ante el Consejo de Seguridad y a demandar a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia. Todas las demás gestiones son meras medias tintas. Es hora de acudir a las máximas instancias. Esperemos que no sea muy tarde”, expresó el ex canciller Bruno Stagno.
El hecho de acudir a la ONU no quiere decir que el país deba terminar sus gestiones en la OEA. Por el contrario, los triunfos diplomáticos en esta instancia, serán nuestros aliados, a la hora de presentar el caso ante el Consejo de Seguridad.
En este sentido, bajo el brazo llevaríamos importantes triunfos diplomáticos, gracias a las tres resoluciones ya cosechadas por la diplomacia tica en la OEA.
La primera, una resolución donde se le pide a Nicaragua desalojar Isla Calero, medida que está siendo desacatada por completo por Nicaragua.
Asimismo, la convocatoria a una reunión de cancilleres del continente —que se realizará el 7 de diciembre— y por último el apoyo de la mayoría de los miembros en oponerse a las intenciones de Venezuela por boicotear las acciones de Costa Rica en la OEA.
Todas las medidas son importantes, incluyendo la demanda en contra de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya presentada el jueves por los daños ambientales en Isla Calero y la intervención de Organización Mundial de Protección de Humedales en el conflicto.
Junto a la OEA hay que acudir a la ONU, pues dos son más fuertes que uno.
De igual forma, a la fecha las acciones en la OEA no han impedido que Nicaragua continúe la tala de cientos de árboles, pues sus resoluciones no son vinculantes, es decir, no son obligatorias.
Además, La Haya podría tardar entre dos y tres meses para imponer medidas cautelares que obliguen a los vecinos del Norte a parar los trabajos en dicha zona. El daño ambiental sería enorme e irreparable, reconoció el propio canciller René Castro.
Ver comentarios