Enviar
Candidatos a la Presidencia por la Unidad Social Cristiana y Acción Ciudadana tienen claros cuáles sectores de la economía gravarían
Solo Fishman y Solís están decididos a impulsar una reforma fiscal
• Chinchilla afirma que valorará el ritmo de recuperación de la economía antes de tomar una decisión
• Guevara apunta a ampliar la base de los impuestos actuales

Carlos J. Mora
[email protected]

Por sí solo el tema de una reforma fiscal en el país —que se viene gestando desde más de diez años— es un asunto sensible, pero en campaña electoral lo es aún más por lo que pueda significar ante el electorado.
Aun así, de los cuatro candidatos a la Presidencia con más alta popularidad solamente Luis Fishman y Ottón Solís, candidatos por la Unidad Social Cristina (USC) y Acción Ciudadana (PAC), respectivamente, no titubean en decir que en sus eventuales administraciones impulsarían la creación de nuevos impuestos para generar recursos frescos a las arcas del Estado.
Por el contrario, Laura Chinchilla aspirante de Liberación Nacional (PLN) no contempla tal posibilidad por el momento, y Otto Guevara, del Movimiento Libertario (ML), sí la tiene clara y en algunos casos se requeriría reforma legislativa mientras que en otros no.
En el caso de Fishman y Solís, sus propuestas en materia fiscal van de la mano y ambos candidatos apuestan primeramente a reformas para mejorar la recaudación actual y evitar los gastos superfluos en el Gobierno.
Sus estrategias para aumentar los recursos del sector público van dirigidas hacia un mismo sentido, pero es Solís quien tiene un camino más adelantado, pues la actual fracción legislativa de su partido ya presentó los 12 proyectos que formarán su eventual reforma fiscal.
“Vamos a aumentar en un 3% la recaudación impositiva, trabajaremos en temas como la renta global, la renta universal, crear impuestos para la banca privada, la banca off shore, los casinos, los vicios y cobrar mejor el impuesto de ventas”, detalló Solís.
Fishman también apunta a gravar estos sectores de la economía, según dijo, para que “los pobres paguen como pobres y los ricos como ricos”.
Sin embargo, ni Solís ni Fishman se aventuran todavía a dar cifras de lo que sus eventuales reformas puedan generar al fisco.
Entretanto Laura Chinchilla espera, antes de tomar una decisión, a tener más claro el panorama en cuanto al ritmo de la recuperación de la economía nacional e internacional.
“Este nivel esperado de ingresos lo compararíamos con un programa de gastos que nos permita cumplir los programas que nos hemos planteado en educación, cuido e infraestructura. El déficit resultante no podría causar que la relación de deuda pública al PIB supere un 45%, que no solo es un nivel manejable sino inferior al que tienen muchas de las economías más desarrolladas”, dijo Chinchilla.
Por su lado, Otto Guevara recurriría a ampliar la base impositiva actual mediante algunas medidas como el impuesto plano o “flat tax”.
“La diversidad de créditos y deducciones de las declaraciones de impuestos permiten aumentar la posibilidad de la evasión tributaria. Simplificar la estructura del impuesto sobre la renta y hacerla uniforme para todos los contribuyentes permite, incluso, presentar una declaración sencilla y fácil de controlar por la auditoría fiscal”, comentó Guevara, quien mantendría estable el 13% actual del impuesto de ventas.
Ver comentarios