Tomas Nassar

Tomas Nassar

Enviar
Jueves 26 Enero, 2012


VERICUETOS
Sobre el retiro de los magistrados

El siguiente titular ocupó la primera página de uno de los principales diarios del país: “14 magistrados con pensión aprobada se resisten a irse” (sic).
Después de leer el contenido del artículo, me quedó la duda de por qué el titular no fue: “14 magistrados con pensión aprobada quieren continuar sirviendo al Poder Judicial”, o “14 magistrados con derecho a la pensión se mantienen en sus puestos”. Un encabezado por el estilo, quizás menos llamativo y un poco menos sugestivo hubiera evitado la primera impresión de que algo incorrecto se estaría produciendo en el Poder Judicial.
A veces cuesta entender cuál es el propósito de ciertos medios de prensa que llaman la atención de los lectores de manera, digamos, poco “convencional”.
Por lo menos a mí no me parece que haya coherencia, o concordancia entre contenido o título, porque cuando se inicia la lectura, uno supone que los 14 jueces deben/están obligados a irse, así, pura y simplemente, porque expiró el plazo para el que fueron electos y se han encadenado a la silla; o porque alguna norma o resolución superior impone su alejamiento del cargo y se han encerrado en sus oficinas después de tragarse la llave y arrimar escritorios, sillones, bibliotecas y otros chunches contra la puerta en un acto heroico de resistencia al mejor estilo de los partisanos (“…se resisten…”).
Pues no. Nada de eso. Simplemente son profesionales en plenitud de sus capacidades para ejercer tan importantes cargos que se sienten en condiciones de seguir aportando a la administración de Justicia.
Me alegró escuchar al Dr. Constantino Urcuyo en el programa de doña Vilma Ibarra haciendo la misma reflexión sobre el uso del término “resistencia”. ¿Contra quién o qué se “resisten”? ¿Cuál es la orden, la disposición o la circunstancia, ante la que en bloque 14 jueces se nieguen a acogerse a la pensión?
¿Cuál malévola intención oculta su forzada permanencia?
Encontré gratuita y sin sentido la sospecha expresa del articulista de la búsqueda de un fin impropio: conseguir un incremento en la pensión con el transcurso del tiempo “extra” en la magistratura.
Parece que es tiempo de reflexión sobre la forma en que se buscan y presentan las noticias y sobre el efecto que esto puede tener en el ánimo del lector.
Nuestros magistrados ningún principio o valor contradicen al permanecer en el cargo durante todo el tiempo en que rija su nombramiento y tengan condiciones físicas e intelectuales para hacerlo, en los años de la vida y del servicio en que mejores ejecutorias pueden dar considerando su experiencia acumulada y solidez de su formación profesional.
Los nueve Jueces que integran la Corte Suprema federal de los Estados Unidos, tienen entre 50 y 80 años. Su formación y experiencia es considerada el activo más valioso del Sistema y la preocupación de la prensa está centrada en aspectos mucho más trascendentes que en cuánto le incrementa el beneficio de su retiro.
No siempre huele mal en Dinamarca.

Tomás Nassar