Enviar
Autoridades del Central defienden efectividad del esquema
Sistema de bandas no ha fracasado

Wilmer Murillo
[email protected]

El Banco Central defendió el sistema de bandas cambiarias, manifestando que no han fracasado, ni son un objetivo, sino un proceso de transición y aprendizaje hacia una flotación administrada del tipo de cambio.
Aunque algunos sectores lo critican porque no se ha logrado bajar la inflación, Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del ente emisor, recordó que hay países como Chile, Colombia, Brasil, México y Perú, que las implementaron, pero tardaron hasta diez años en algunos casos para ver disminuciones de la inflación.
Esos países que las aplicaron disfrutan ahora de inflaciones bajas, adujo.
La tesis es que cuando los precios del tipo de cambio sean más acordes con las condiciones de la oferta y la demanda, se lograrán en Costa Rica mejores indicadores inflacionarios.
La contribución de las bandas a reducir la inflación ha sido distorsionada por el endeudamiento no productivo como la compra de autos, casas y consumo personal.
Además la inflación estaría siendo afectada muy fuertemente por choques externos, como el precio del petróleo y ciertas materias primas y la recesión de Estados Unidos.
Las bandas, sin embargo, han compensado estas turbulencias externas y su impacto en los precios habrían sido de efectos más devastadores, con un régimen como el de minidevaluaciones.
El jerarca del Banco Central hizo una exposición de lo que deben esperar los costarricenses sobre la política cambiaria, ante analistas, banqueros y empresarios en un seminario de Ecoanálisis.
Reiteró la facultad discrecional del Banco Central de intervenir en el mercado cambiario cuando lo considere necesario, pese al vendaval de críticas a esta posición.
Silvio Lacayo, de Desyfin, cuestionó la falta de claridad de las medidas y “amonestó” al funcionario por considerar que la información brindada por el Central sobre la transición al nuevo esquema cambiario no ha sido suficiente, clara ni oportuna.
Luis Liberman, gerente del Scotiabank, sin embargo, dio un espaldarazo a la política del Banco Central, al señalar que la información disponible es la adecuada. Defendió su derecho de participar en el piso, en el techo o cuando requiere comprar dólares para instituciones públicas, o cuando hay inestabilidad por especulación de corto plazo.
El gerente respaldó la doble condición del Banco Central de regulador del mercado cambiario y agente del sector público. “Tiene que serlo”, afirmó.
Fue categórico en señalar la corrección en la compra de divisas a precios baratos y sin revelar cuándo interviene para adquirirlas para el sector público.
Respecto a lo ocurrido en el mercado en los últimos días, señaló que es un mercado pequeño donde las variaciones es fácil que se den, y donde conviene que el Banco Central ayude a mantener cierto nivel de estabilidad en los movimientos.
Los economistas Norberto Zúñiga y Rodrigo Bolaños coincidieron en que el país vive un proceso de aprendizaje con las bandas. Los agentes reaccionan a las expectativas, pero no hay nada oscuro, indicaron.
Costa Rica ha estado viviendo una cultura de dinero fácil, pero dadas las restricciones crediticias, podrían verse en el mediano plazo mejores indicadores.
Liberman categorizó, sin embargo, que “se acabó la parranda”, refiriéndose a las líneas de crédito de hasta $100 millones, que los bancos lograban traer de Miami para dar préstamos, lo que obligaría a la banca a reducir sus márgenes de intermediación.
Ver comentarios