Enviar

Quienes venimos trabajando por muchos años (20 en mi caso) en temas de responsabilidad social y sostenibilidad, hemos desarrollado en el camino gran cantidad de herramientas, experiencias prácticas e instrumentos útiles para nuestro trabajo y el de otras que se inician en esta materia.

Hoy podemos decir que entendemos y dominamos los conceptos, contribuyendo ademáscon la academia en su labor de enseñar los aspectos básicos de este interesante tema.

No obstante, a medida que avanzamos, vemosáreas donde aún queda mucho trabajo por hacer.

Uno de nuestros mayores retos sigue siendo el poder demostrar cómo el ejercicio responsable del negocio, aporta realmente a la sostenibilidad de la empresa y a su éxito, desde la perspectiva comercial. Sabemos quepuede llegar a explicar hasta un 40% de su reputación, lo cual contribuye a su crecimiento y a la lealtad de sus públicos de interés…. Pero esto no es suficiente.

Por eso me llamó la atención la reciente publicación del diario Huffington Post, escrito por Leor Rotchild, Director Ejecutivo del Canadian Business for Social Responsibility.

En su artículo:“Does Corporate Social Responsibility Influence Our Stock Price?” el autor comenta que decidió investigar sobre la correlación existente entre la responsabiidad social y el precio de la acción de lasempresas en el mercado. La respuesta que obtuvo fue muy interesante.

Según el último informe de la Asociación de Inversionistas Responsables (2016), el 75% de los inversores profesionales consideran el comportamiento de la empresa en cuestiones sociales, de gobernanzay medioambientales, antes de decidir sobre su inversión.

Casi la misma cantidad ve la gestión de la sostenibilidad como una manera de mitigar el riesgo en un mercado cada vez más cambiante e inseguro. Esto tiene sentido cuando se considera, por ejemplo, que la marca Eco-Imagination de General Electric (GE) fue la única fuente de crecimiento de esa Corporación durante la crisis económica global de 2007-2008.

“Las inversiones sostenibles hoy dominan el mercado bursátil”,afirma Rotchild en su artículo. “En la actualidad, alrededor de $60.000.000.000.000 (sesenta mil billones de dólares) es administrado por más de 1.300 empresas que han suscrito los principios de la ONU para la inversión responsable, mientras en 2006, había solamente 100 signatarios de estos principios”.

Venimos observando como cada vez más empresas buscan el Dow Jones Sustainability Index (DJSI) como un eficaz diferenciador de su marca, mientras gigantes como Bloomberg y Goldman Sachs, coinciden en que las líderes en materia de sostenibilidad superan en rentabilidad y valor de marca a aquellas que aún se mantienen ajenas de estos temas.

Pero como sucede en otros casos, la evidencia no es suficiente para que se tomen las deciciones adecuadas. Según MIT Sloan Management Review de 2016, a pesar de que el 90% de los altos ejecutivos hoy consideran que el ejercicio responsable del negocio es un elemento fundamental para lograr la sostenibilidad y el éxito de las empresas, solo el 25% de las grandes compañíashan adoptado un modelo de negocio responsable.

Aún así, para efectos de sustentar la importancia de la RSC, estos datos nos ayudan mucho.

Los gestores de sostenibilidad de las corporaciones que cotizan en el mercado, hoy podemos demostrar a nuestros Directivos que las estrategias y equipos dedicados a estos temas, somos realmente “un centro de ingresos, no un centro de costos” como se nos ha dicho alguna vez. Sin duda, ¡una buena noticia para todos!

 

Ver comentarios