Siria suscribirá tratado que prohíbe armas químicas
Enviar

Siria suscribirá tratado que prohíbe armas químicas

El ministro de Asuntos Exteriores de Siria, Walid Muallen, anunció ayer que su país está dispuesto a suscribir la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas con el fin de renunciar a ese tipo de armamento.
"Queremos sumarnos a la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas. Estamos dispuestos a asumir todas nuestras obligaciones conforme a esa convención, incluida la entrega de datos sobre (la localización de) esas armas", dijo el ministro sirio, citado por la agencia Interfax.
Poco antes, el presidente ruso, Vladímir Putin, instaba a Damasco a suscribir esa convención, en vigor desde 1997 y que ha sido firmada por 195 países, incluido Estados Unidos, Rusia e Israel, aunque éste último no la ha ratificado.
"Estamos dispuestos a informar sobre el paradero de las armas químicas, suspender la producción de armas químicas y también enseñar esas instalaciones a los representantes de Rusia, otros países y la ONU", dijo Muallem.
El jefe de la diplomacia siria explicó que la decisión de Damasco de "adscribirse a la iniciativa rusa tiene como objetivo el fin de la posesión de todas las armas químicas"
"Estoy facultado para confirmar nuestro apoyo a la iniciativa rusa en relación con las armas químicas en Siria y conforme con la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas. Estamos dispuestos a colaborar plenamente en la realización de esta iniciativa", indicó.
Según ese documento internacional, los 195 países que la han suscrito -Rusia y EEUU poseen la mayoría de esas armas- están obligados a desmantelar todo su armamento químico.
El anuncio fue hecho tras haber aceptado Siria la propuesta de Rusia de que Damasco coopere con la comunidad internacional en el control de armas químicas y en su total destrucción.
"Ayer celebramos una ronda de conversaciones muy fructíferas con el ministro de Exteriores de Rusia, que presentó la iniciativa referida a las armas químicas. Ya ayer por la tarde manifestamos nuestro acuerdo con la iniciativa rusa", dijo Al Mualem, citado por la agencia Interfax.
El jefe de la diplomacia del país árabe, quien hizo estas afirmaciones ayer en Moscú durante una reunión con el presidente de la Duma o cámara de diputados de Rusia, Serguéi Narishkin, agregó que la decisión de Damasco busca "dejar sin argumentos la agresión norteamericana".
Al respecto, Lavrov anunció  ayer que Rusia y Siria ya trabajan en un "plan concreto, claro y eficaz" para poner bajo control internacional las armas químicas sirias.
El canciller ruso indicó que Rusia está preparada para presentar "próximamente" dicho plan al Consejo Seguridad de la ONU y a la comunidad internacional.
Lavrov hizo estas declaraciones en una rueda de prensa al término de sus conversaciones con el ministro de Exteriores libio, Mohamed Abdel Aziz.
"Estamos preparando las propuestas concretas en forma de un plan, que será presentado a todas las partes interesadas, incluido, desde luego, Estados Unidos", dijo el jefe de la diplomacia rusa.

Moscú, Damasco/ EFE

Ver comentarios