Siria apoya esfuerzos internacionales contra terrorismo
Horas después del inicio de los bombardeos de la coalición internacional liderada por EEUU contra las bases de EI en Siria, el presidente Bachar al Asad manifestó su apoyo "a cualquier esfuerzo internacional contra los grupos terroristas". AFP / La República
Enviar

Siria apoya esfuerzos internacionales contra terrorismo

Las autoridades sirias respaldaron los esfuerzos internacionales para acabar con el terrorismo, pese a sus reticencias iniciales a una intervención aérea estadounidense contra blancos yihadistas en su territorio, que, según activistas, ha causado al menos 128 muertos.
Horas después del inicio de los bombardeos de la coalición internacional liderada por EEUU contra las bases del grupo radical Estado Islámico (EI) en Siria, el presidente Bachar al Asad manifestó su apoyo "a cualquier esfuerzo internacional contra los grupos terroristas".


Aun así, advirtió de que el éxito no debe depender solo de la acción militar, sino también del compromiso con las resoluciones internacionales para detener cualquier tipo de apoyo al terrorismo.
"Siria va a continuar firme en la lucha que enarbola contra el terrorismo takfiri en todas sus formas", afirmó Al Asad.
El mandatario hizo estas declaraciones durante una reunión con el enviado especial iraquí, Falah Fayad, asesor de Seguridad Nacional en su país, con quien abordó "los últimos preparativos" para combatir el terrorismo en ambos Estados.
Estas palabras de Al Asad suponen un cambio de tono en el régimen sirio, ya que hasta ahora se había mostrado renuente a estos ataques.
De hecho, en agosto, Walid al Mualem, ministro sirio de Asuntos Exteriores,  advirtió de que cualquier ofensiva sin el visto bueno de las autoridades sirias y sin coordinación previa sería considerada como una agresión por Damasco.
Además, el régimen de Al Asad había criticado el plan estadounidense porque contemplaba armar y entrenar a los rebeldes moderados para que colaboraran en la lucha contra el EI, que proclamó un califato en Irak y Siria en junio.
Pese a la postura de Damasco, Washington aclaró  que no hubo ningún tipo de coordinación o notificación a nivel militar al Gobierno sirio, previa o durante los ataques. "No hemos requerido el permiso del régimen" sirio, dijo en Psaki, portavoz del Departamento de Estado.
EEUU informó con antelación al régimen de Al Asad del inicio de la ofensiva contra el EI, según las autoridades sirias.
Al amanecer, aviones estadounidenses y de Estados árabes aliados atacaron bases y posiciones del EI en las provincias septentrionales de Al Raqa, Deir al Zur, Al Hasaka y Alepo.
El Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha contado al menos 128 muertos y unos 300 heridos hasta el momento.
De las víctimas mortales, setenta eran miembros del EI, cincuenta eran combatientes del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, y ocho eran civiles, entre ellos dos menores de edad.
Activistas opositores en distintas provincias señalaron que los principales bastiones del EI, en Al Raqa y Deir al Zur, amanecieron desiertos, ya que los ciudadanos no se atrevieron a salir a las calles y los extremistas habían evacuado sus cuarteles durante la última semana.
Además, los pocos radicales que quedaban en localidades como Al Raqa y Al Bukamal no han permitido a los civiles abandonar sus viviendas para que no pudieran comprobar los daños causados a sus bases.
La ofensiva no solo ha alcanzado cuarteles del EI, sino también posiciones del Frente al Nusra en Alepo, pese a que en un principio EEUU había anunciado que su objetivo eran las bases del primer grupo.
Los heridos son casi todos milicianos del EI y algunos de ellos están en estado grave y han sido trasladados a Irak, con lo que el Observatorio no ha descartado que el número de muertos aumente.

Damasco/Beirut/EFE


Ver comentarios