Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



EDITORIAL


Sin trabas para competir

| Miércoles 04 noviembre, 2009




No deben mezclarse asuntos diferentes. Una cosa es publicitar obra pública favoreciendo a un partido político en la campaña electoral y otra publicitar productos y servicios para la libre competencia

Sin trabas para competir

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en cumplimiento del artículo 142 del Código Electoral, advirtió a las instituciones públicas, y entre ellas la banca comercial estatal, sobre la publicidad que no deben hacer durante el periodo de campaña electoral. Esto fue tomado por los bancos públicos como una seria limitación a la información y publicidad que deben hacer de sus productos y servicios financieros para competir con el resto de la banca. La realidad es que no deben confundirse “peras con manzanas”.
Estos bancos externaron ayer su inconformidad con la decisión del TSE de incluirlos dentro de la restricción publicitaria establecida en el Código Electoral y argumentan sus razones para ello, según lo informa este medio hoy.
Las entidades bancarias estatales están contactando al Tribunal para razonar ante él su posición ya que consideran que siendo de las pocas empresas del Estado en franca competencia con el sector privado, suspender la comercialización de productos y condiciones en que los ofrecen, durante cuatro meses, los coloca en franca desventaja.
La situación realmente debe aclararse. Son cosas diferentes que no deben mezclarse la publicidad oficial, la que tiene que ver con obra pública, y la destinada a informar y publicitar productos y servicios financieros.
Lo relacionado con el giro comercial de cada banco como puede ser nuevos planes de vivienda, descuentos en tarjetas, el impuesto a los vehículos (marchamo) u otros, es algo que aquellos están obligados por ley a informar. Por otro lado, no hacerlo significaría grandes pérdidas para esas entidades que estarían en seria desventaja con respecto al resto de la banca privada.
Será provechoso el diálogo entre los bancos públicos y el TSE para que se superen estos problemas de modo que el Tribunal siga garantizando al país que los recursos de las entidades públicas no se utilicen para hacer publicidad electoral a la candidata del partido en el poder, pero sin mezclar cosas de modo que algunas entidades estatales no puedan actuar en igualdad de condiciones que su competencia.