Enviar
UCIMED adquirió equipo digital de alta precisión para capacitar a sus estudiantes
Simuladores humanos, “pacientes” de futuros médicos
Universidad invertirá $300 mil este año en tecnología de avanzada

Estudiantes de medicina incursionarán con simuladores humanos en su capacitación. Lo anterior pues la Universidad de Ciencias Médicas (UCIMED) adquirió 26 nuevos equipos que simulan el cuerpo humano para reforzar la preparación de los futuros médicos.
Se trata de tecnología electrónica que simula las enfermedades del corazón y los pulmones llamados SAM (maniquí de auscultación para estudiantes, por sus siglas en inglés). Un simulador llamado CardioSim VII para el estudio del comportamiento del corazón, con el cual los alumnos podrán escuchar latidos que fueron grabados de seres humanos en diferentes estados y con distintas enfermedades.
Además se importaron simuladores de pelvis, genitales, brazos, piernas, oídos, garganta y ojos.
Los principales beneficiados serán los estudiantes de la UCIMED, centro educativo que invirtió $150 mil en la compra de los equipos, de un total de $300 mil que pretende realizar durante 2010.
El contacto de los estudiantes con estos aparatos se inicia en el segundo año de la carrera, cuando estos deben aprender las enfermedades que pueden causar el mal funcionamiento de órganos como el corazón y los pulmones. Además, con SAM aprenderán cómo explorar mediante los sentidos al paciente, palpando, viendo y escuchando.
Este entrenamiento, previo a otras materias donde examinan a personas en los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social, es de dos años.
“Cuando llegué por primera vez a un hospital, me dijeron: tóquele aquí y va a sentir el pulso. Hasta ese día supe cómo era”, contó Pablo Guzmán, rector de la universidad, su experiencia de aquel entonces.
La exactitud de la reacción, sonidos y piel de los aparatos es de más de un 90%, dependiendo de la apreciación de cada persona.
“Lo que yo sé es que son muy exactos, pero jamás de un ciento por ciento, porque es una máquina y nunca replicará perfectamente a un ser humano”, comentó Eduardo Martens, director general de Tecnosim S.A. de C.V., distribuidora exclusiva de los simuladores, creados por la empresa Cardionics, Inc. con sede en Houston, Texas.
Los jerarcas de la universidad están abiertos a que estudiantes de otros centros educativos utilicen los nuevos aparatos. Para esto será necesario establecer convenios con los interesados.
Esta es la primera vez que un simulador con estas capacidades y nivel electrónico ingresa a Centroamérica. Actualmente estudiantes de México, Uruguay, Argentina y Brasil cuentan con esta tecnología en Latinoamérica.
Además de los 26 aparatos, para final de este año los directivos de la universidad esperan comprar un simulador de una persona completa, llamado Simulador de Paciente Humano (HPS, por sus siglas en inglés).
Este es capaz de simular cualquier enfermedad. Por ejemplo, el HPS es programado por el profesor para actuar con cierta enfermedad y así crear situaciones médicas y los estudiantes deberán hacer el diagnóstico.
”El HPS reacciona como un humano, entonces si el estudiante actúa bien lo va a estabilizar y si hace algo erróneo lo va a llevar a la muerte antes de lo programado”, comentó Martens.
Los simuladores humanos son de gran utilidad para los estudiantes pues su construcción es tan similar a la de un ser humano que les permite extraer con jeringas líquido rojo simulando sacar sangre y hasta suturar heridas (coser la piel).
“Estos simuladores tienen repuestos para cambiar la piel y así los estudiantes puedan volver a suturar”, comentó Oscar Montero, director del Centro de Simulación Médica y decano de Medicina de la UCIMED.
Durante tres días un técnico de Cardionics, Inc. estuvo en Costa Rica para capacitar a siete trabajadores de la UCIMED.


Vanessa Chaves
[email protected]
Ver comentarios