Enviar
Investigación por presunta desobediencia será dirigida por el Ministerio Público
Siete personas enfrentarán demanda por paro en hospitales
Acto judicial marcaría precedente en sistema de Salud

Impulsar un paro de labores en hospitales y clínicas en momentos en que el país vive una emergencia a raíz de la gripe A, provocó que las autoridades de Salud demandaran a siete sindicalistas.
La denuncia fue presentada por María Luisa Avila, ministra de Salud, en contra de los siete secretarios generales de los sindicatos que impulsaron el movimiento, entre ellos la Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca).
Estos podrían ir a la cárcel si se les comprueba la falta, debido al presunto incumplimiento de una orden sanitaria emitida el martes.
La disposición obligaba suspender de forma inmediata todo movimiento, ya fuese un paro o una huelga, en los servicios de Salud, debido a la alerta que vive el país ante la primera ola pandémica de gripe A H1N1.
Sin embargo, los sindicalistas ignoraron la medida y promovieron el paro de labores que afectó algunos servicios, entre ellos, nutrición, laboratorio y aseo.
Incluso, en algunos hospitales como el San Juan de Dios y el México, se debieron suspender cirugías programadas ante el faltante de asistentes.
Y aunque la atención hospitalaria no sufrió mayores consecuencias, Avila decidió llevar a los sindicalistas ante los tribunales, por presunta desobediencia a una autoridad sanitaria.
“Las sanciones son penales”, argumentó Avila.
“No es contra el movimiento sindical, es a favor de las personas que merecen y tienen derecho a recibir atención. Las huelgas o paros en el sector salud son ilegales, inmorales y antiéticas, porque el artículo 121 de la Constitución garantiza el derecho a la vida, lo que la ponga en riesgo, por ende es inconstitucional”, dijo Avila.
La demanda interpuesta provocó la reacción de los sindicalistas, quienes aseguran que no existe fundamento alguno.
“La demanda no tiene razón. Nosotros nos comprometimos a que con el paro no se iban a afectar en lo mínimo los servicios que estaban atendiendo la pandemia, las emergencias ni la atención de pacientes crónicos y ninguno de ellos fue suspendido”, explicó al respecto Luis Chavarría, secretario general de Undeca.
A su juicio, se logró el objetivo del movimiento, el cual era abrir el diálogo para buscar mejorar los salarios y las condiciones laborales de los trabajadores del sector salud.
El sindicalista cuestionó el hecho de que no se suspenda otro tipo de actividades públicas para evitar la propagación de la gripe A, entre ellas conciertos o el encuentro de la Cultura, que a su juicio serían de mayor peligrosidad.

Yessenia Garita
[email protected]
Ver comentarios