Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NACIONALES


"Sí" se reagrupa con Laura; "No" se fracciona

Redacción La República [email protected] | Lunes 10 agosto, 2009



Tras el referéndum del Cafta, la mayor parte de sus defensores se unió en torno a la candidatura de la ex vicepresidenta; mientras que la coalición opositora entró en conflicto
“Sí” se concentra con Laura, el “No” se dispersa

> Elección del candidato presidencial fue el centro de la discordia entre los grupos de oposición en el país
> División restaría fuerza en las urnas a los sectores de izquierda del país, aseguran analistas

La lucha por una causa común unió a unos, pero separó a otros.
Mientras los victoriosos lograron una hegemonía para una segunda contienda; entre quienes perdieron cada uno se fue por su lado.
Después de casi dos años de la realización del referéndum sobre el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta), quienes conformaron la Alianza del “Sí” lograron consolidar una hegemonía sobre la candidatura presidencial de Laura Chinchilla, aspirante presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN), entre tanto los del “No” entraron en conflicto y la promesa de su coalición para los comicios de 2010 se quedó en la tarima en la cual aceptaron su derrota el 7 de octubre de 2007 en las afueras del Instituto Tecnológico en Zapote.
A pesar de que Laura Chinchilla asegura que su movimiento es ahora más amplio que la Alianza del “Sí”, reconoce que gran parte de quienes apoyaron el acuerdo comercial están ahora en sus trincheras.
Para los analistas esto se debe a que la candidata presidencial es la ficha del gobierno, y que entre sus propuestas están una economía más liberalizada, la apertura comercial y la competencia.
“Ese movimiento logró mantener su hegemonía porque tiene claro políticamente e ideológicamente hacia donde va”, argumentó Antonio Barrios, analista y profesor de la Universidad Nacional.
Si bien Chinchilla logró reunir a la mayor parte del movimiento del “Sí” en torno a su campaña, otros sectores se volcaron o se mantuvieron en menor medida en las filas de partidos como la Unidad Social Cristiana y el Movimiento Libertario.
Por su parte la coalición del “No” parece haber quedado enterrada en el pasado pues ahora existen diversos aspectos que alejan a sus integrantes.
El principal escollo es que discrepan sobre el modelo de integración; es decir, si la coalición luchará solo por la Presidencia de la República o también lo hará por curules en el Congreso y munícipes.
Pero la disyuntiva no acaba ahí; otro dilema es el eventual candidato presidencial de esa coalición, tema por demás sensible en un grupo de personas en el que muchos están interesados.
Por ahora, y debido a que aún no existe ningún acuerdo, algunos de los primeros proponentes de la coalición han apostado por impulsar sus ideas en sus propias tiendas. Rolando Araya, Eugenio Trejos y Ottón Solís ya son aspirantes a la Presidencia en sus respectivos partidos.
Si bien para el setiembre hará un encuentro en el que se pretenderá lograr una candidatura única, la posibilidad ya se percibe remota.
En el Partido Acción Ciudadana (PAC) sus líderes ya anunciaron que no negociarán la candidatura de Solís y en las otras agrupaciones no se ven iniciativas de ceder en este aspecto. Incluso han acusado a Solís y al PAC de intransigentes.
“Va a ser muy difícil llegar a un acuerdo, el común denominador que era el Cafta ya no existe entre ellos y cada uno tiene una agenda política propia y que distan mucho entre sí”, adujo Edgar Cascante, analista político e internacional.





Carlos J. Mora
[email protected]