Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Shakesvantes

Claudia Barrionuevo [email protected] | Lunes 02 mayo, 2016


Considerando que El Quijote es la obra literaria más traducida del mundo, después de la Biblia, y Hamlet el texto teatral más representado, resulta mágico comprobar, 400 años después de su desaparición, que los caminos de los dos genios de alguna manera se cruzaron

Shakesvantes

El 23 de abril, día internacional del libro, y el 3 de mayo, se cumplen cuatrocientos años de los decesos de Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare. El primero murió a los 68 años de edad, el segundo a los 52.
Durante años se creyó que los máximos referentes de la literatura inglesa y española habían muerto el mismo día. Una imaginería romántica basada en un desfase de almanaques. En 1582 el papa Gregorio XIII instauró una serie de cambios en el calendario para perfeccionarlo. De inmediato Francia, Italia y España adoptaron el gregoriano mientras que Inglaterra se mantuvo fiel al juliano hasta 1752. Por lo tanto, no murieron el mismo día pero sí en la misma fecha de calendarios distintos.
Compartieron un tiempo y el continente europeo sin conocerse nunca, aunque sí teniendo nociones el uno del otro. Y más que eso.
En el 2007 el experto estadounidense Gary Taylor logró reconstruir un texto teatral perdido de Jonh Fletcher y William Shakespeare. Fletcher fue uno de los dramaturgos más destacados de la literatura jacobea junto a Ben Johnson y el propio Shakespeare. Durante varios años escribió en colaboración con Francis Beaumont, su amante, creando la comedia de intriga inglesa y gozando de gran éxito de público.
Cuando Beaumont lo abandonó para casarse con una rica heredera, Fletcher, que no había triunfado en la escritura individual, fue en busca de Shakespeare. Corría el año 1613 y el gran dramaturgo, aunque no había llegado a los 50 años, estaba retirado. Sin embargo aceptó coescribir esta última pieza.
Mientras tanto, en España, Miguel de Cervantes escribía la segunda parte de “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, luego que la primera hubiera gozado de tal éxito que ya había sido traducida al inglés por Thomas Shelton en 1612.
Si fue Fletcher el que le permitió conocer a don William la primera novela moderna de la literatura española no se sabe. Pero que alguno de los dos la leyó no cabe duda luego de la recuperación del texto que ambos escribieron, basada en un pasaje del Quijote: “La historia de Cardenio”.
Cardenio es un personaje, de noble linaje y nacido en Andalucía, que el hidalgo y su fiel Sancho encuentran en el capítulo XXIV de la novela. Loco intermitente como el caballero, Cardenio también está enamorado y su Dulcinea se llama Luscinda.
Considerando que El Quijote es la obra literaria más traducida del mundo, después de la Biblia, y Hamlet el texto teatral más representado, resulta mágico comprobar, 400 años después de su desaparición, que los caminos de los dos genios de alguna manera se cruzaron.
Carlos Gamerro, novelista argentino y uno de los más relevantes traductores de Shakespeare al español, recogió el encuentro de los máximos exponentes de las letras castellana e inglesa en su último libro “Cardenio”, un relato de ficción que narra la historia del gran dramaturgo inglés y su colega, John Fletcher escribiendo un texto teatral mientras leen don Quijote. Una novela que ansío leer.

Claudia Barrionuevo
[email protected]