Foto 1
Para los que crecieron y vivieron en el siglo XX, el auto era libertad, era estatus, era una extensión de sí mismo, una expresión visible del individuo y su personalidad. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios