Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NACIONALES


Servicios reemplazan a manufactura en economía nacional

Fabio Parreaguirre [email protected] | Miércoles 25 mayo, 2016

“Para poder ser parte de este cambio en el mundo, debemos invertir en nuestro desarrollo profesional, iniciando por el manejo de uno o varios idiomas, ya que esto abre las puertas a las posibilidades”, indicó Ariel Vargas, director País de VMware. Gerson Vargas/La República


Costa Rica cambia de forma rápida a una nueva economía basada en empresas de servicios, dejando de lado a las industrias manufactureras tradicionales.
Ante este panorama, las habilidades necesarias para desempeñarse en una o en otra actividad también difieren.
Una clara demostración del cambio se dio la semana pasada cuando Mondelez (Gallito) anunció el traslado de su planta de chocolates y confites, por lo que 300 personas quedarían desempleadas.
Ese mismo día, la empresa de servicios Amazon anunció que generaría 700 nuevos puestos de trabajo en tres meses en servicio al cliente, manejo de riesgo de transacciones, soporte al vendedor y centro de recursos para el empleado.
En los últimos dos años se han perdido cerca de 4 mil empleos relacionados con la manufactura, mientras se han anunciado más de 6 mil para tareas en servicios.
Esta “nueva economía” exige el manejo de un segundo idioma, conocimiento de las tecnologías de información, mayor capacidad para trabajar en grupo y por resultados, entre otros aspectos.
Incluso a inicios del año, el Banco Central presentó una nueva metodología para medir la producción nacional por medio del Producto Interno Bruto, donde el nuevo cálculo les da mayor peso a los servicios, en detrimento de la manufactura.
Entre las empresas de servicios que han anunciado nuevos puestos para este año, se encuentran Mckinsey & Company, VMware, Bosch, Hangar, Unilever, Amazon, IBM, Convergys, Teleperformance, Hewlett-Packard, P&G, Sykes, Pantera Negra Global y National Instruments.
Mientras en la otra acera, Yanber, Mabe, Rawling, Incesa Standard y Alimentos Jack’s han anunciado cierre o reducción de sus operaciones.
Las capacidades físicas que tiene una persona para ser operario en una planta manufacturera ya no son tan cotizadas como antes, ya que estos puestos son pocos y este sector de industria atraviesa problemas de competitividad.
“El problema no es que la manufactura desaparezca, sino las empresas de capitalización nacional y que no existan buenos procesos de transmisión de conocimiento para que la gente se especialice en lo que la economía necesita”, indicó Andrés Pozuelo, gerente de Productos Jack’s.
Aunque la operación de Alimentos Jack’s continúa en Costa Rica, inició un proceso que pretende trasladar el 50% de la producción a Estados Unidos, El Salvador y Nicaragua en cinco años.
La falta de competitividad, especialmente en materia de precios —logística, tramitologías, energía, cargas sociales— hace que la industria manufacturera sea cara y presente una marcada erosión.
Ya son 11 empresas de este sector las que han tenido que despedir cerca de 4.200 empleados, por el cierre o traslado de áreas de negocio, cambios de estrategia y por la búsqueda de mejoras en su productividad en los últimos dos años.
Cuanto más sólida sea la propuesta de valor con talento humano, electricidad a precio competitivo, infraestructura, estabilidad política y económica, más se podrá aprovechar la dinámica mundial de los negocios, competir adecuadamente y ganar en las estrategias de las empresas.
Esto no es algo nuevo para las economías, ya el país lo había vivido anteriormente cuando la actividad agrícola dejó de ser su principal fuente de trabajos y recursos, para pasar a un mundo donde se manufacturaron productos finales.
“Es un proceso normal, ese llamado ‘atractivo productivo’ es dinámico, cambia con el tiempo y aún más con la globalización. Lo que nos hace competitivos hoy, no necesariamente lo hará mañana”, indicó Greivin Salazar, economista de la Universidad Nacional.