Logo La República

Martes, 4 de agosto de 2020



NOTA DE TANO


Separar a McDonald fue una decisión sana

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 09 julio, 2020

Jonathan McDonald frente a escudo de Herediano

Jonathan McDonald es uno de los mejores delanteros centros del fútbol nacional de los últimos años. Incluso, mejor atacante que varios integrantes de la Selección Nacional en su posición.

Pese a su registro de anotaciones, títulos y logros como ariete de Liga Deportiva Alajuelense, McDonald nunca llegó a consolidarse en la Tricolor, un seleccionado que le fue ajeno.

¿Las razones?

Las mismas que lo alejan hoy de su querido y bien defendido Alajuelense.

Lea más: Tano es fanático de la Liga: qué aburrido

Dentro del terreno de juego, Jonathan McDonald, refleja, retrata y transmite una personalidad digna de profundos estudios sicológicos. Futbolista mediático, la cámara lo sigue con insistencia y su rostro en primer plano, lo que mayoritariamente provoca es rechazo.

El fútbol es un juego y mínimo merece una sonrisa de quien es uno de sus máximos exponentes. El fanático de la Liga lo adora, lo idolatra; el seguidor pensante del León, rechaza ese rostro seco, concentrado, enjuto y hundido, de un futbolista que se nota a la legua, busca ser diferente a los demás.

Resumo en una palabra: la decisión de la dirigencia del Alajuelense, de terminar la relación con McDonald es sana.

Una decisión sana, en la que el equipo pierde a un enorme futbolista, pero se refresca y oxigena a lo interno del grupo.

Lea más: Lo de McDonald fue una falta de respeto

Negar las condiciones futbolísticas de Jonathan es estúpido y en ese sentido, el Herediano se va a favorecer de sus servicios, pero, repasemos o recordemos, como Jonathan McDonald, jugando bien o jugando mal, en sus buenos o malos momentos, fue un bloqueador, una muralla, que impidió por su mediática personalidad y el temor de los técnicos de turno a sentarlo, que varios talentos formados en la cantera del León o adquiridos de otros clubes, fuesen protagonistas.

Bryan Jiménez, Alberth Villalobos, Arturo Campos, Francisco Rodríguez, Harry Rojas, Josimar Pemberton, Yuaycell Wright y varios más, tuvieron la banca del León como destino.

Nadie se atreve a “tocar” a McDonald.

Hoy, el goleador ya no está y entra aire fresco a la institución, para que jóvenes atacantes como Jürgens Montenegro, Giancarlo Castro y Jeffrey Valverde, encuentren mayores espacios y opciones de juego.

Es fácil imaginarse y deducir que con McDonald y Moya en la alineación, el destino de Montenegro, como el de tantos que lo antecedieron e incluso él mismo, era la reserva. En este sentido también, Alajuelense ha tomado una decisión sana para el equipo.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES








© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.