Sellos de calidad potencian pymes en mercados extranjeros
“En Inteco buscamos ser aliados para la competitividad del país e impulsar a las empresas, al fusionar conocimiento y experiencia”, comentó Mauricio Céspedes, director ejecutivo de Inteco. Cortesía/La República
Enviar

Certificaciones en calidad de manufactura, prácticas ambientales, seguridad laboral, protección al consumidor o salud ocupacional, potencian el trabajo de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) nacionales en mercados extranjeros.

Estas distinciones se están volviendo más comunes entre las compañías con planes de expansión, ya que además de otorgar un valor agregado a la marca, se convierten en un atractivo para los compradores fuera del país.

Cada empresa puede optar por una certificación según el área de su negocio, ya que existen unas 1.300 normas técnicas en el país, todas avaladas por instituciones internacionales como ISO o IQNet.

Estas certificaciones traen beneficios internos como reducción de costos, clima organizacional y un proceso de mejora continua, ya que las certificaciones deben renovarse cada cierto tiempo.



El proceso de certificación es voluntario e inicia con una evaluación de las acciones de producción de cada compañía, que luego serán auditadas por un ente externo, el cual dictará las normas a las que puede aspirar esa compañía.

El Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco), que opera desde 1987, se encarga de adaptar normas internacionales de calidad al entorno socioeconómico costarricense y brindar certificaciones a empresas o a profesionales independientes.

“Cuando un producto o una empresa posee una norma o certificado de calidad se está diferenciado de su competencia, está avisando a sus clientes que un ente externo avala sus procesos productivos”, explicó Mauricio Céspedes, director ejecutivo de Inteco.

Al menos unas 400 empresas costarricenses ya han sido calificadas con distintos sellos de calidad y se espera que esa cifra crezca en los próximos años, ya que el objetivo para esa fecha es ofrecerles al menos 3 mil normas de calidad, es decir, más del doble de las que existen actualmente.

El costo de una certificación de calidad va desde los ¢5 mil y hasta los ¢113 mil, dependiendo de las necesidades de la compañía y del tipo de sello que se busca obtener.

“Los sectores de salud, seguridad ocupacional y construcción son los que han gestionado más sellos de calidad, lo que significa un aporte importante a la calidad de vida de los costarricenses”, agregó Céspedes.

Un punto importante es que el concepto de norma de calidad y certificación es distinto.

Una norma es un documento que provee requisitos, especificaciones, directrices o características que pueden ser usados constantemente para asegurar que los materiales, productos, procesos y servicios son adecuados para los propósitos de la compañía

Por otro lado, una certificación es la acción que ejecuta un organismo reconocido e independiente de las partes interesadas (como ISO o IQNet), y que pone de manifiesto que un producto, proceso o servicio está conforme con una norma específica.


¿CÓMO SOLICITAR UNA CERTIFICACIÓN?


La certificación de calidad se puede aplicar a empresas, productos o profesionales independientes y aplica el siguiente proceso:

  • La empresa o profesional hace la solicitud de que desea la acreditación al ente oficial
  • Evaluación y auditoría del desempeño de la empresa o del profesional
  • Inspección del producto que se ha de certificar
  • Auditoría inicial
  • Plan de acciones correctivas
  • Concesión de certificado

Fuente: Inteco

 

Ver comentarios