Segunda ronda presidencial en Guatemala genera gran expectativa
El próximo presidente asumirá el cargo el 14 de enero. AFP/La República
Enviar

Segunda ronda presidencial en Guatemala genera gran expectativa

 Jimmy Morales, el cómico que lleva la carrera presidencial de Guatemala, propuso cambiar la minería, ya que él y su contendiente en la segunda vuelta el 25 de octubre se comprometieron a impulsar el crecimiento del empleo y mejorar la transparencia en la economía más grande de América Central.
Morales, quien ha bromeado sobre drenar el contaminado lago Amatitlán del país y llenarlo con alcohol, se valió de su éxito como personalidad de la televisión en una victoria en las elecciones de la primera ronda el 6 de septiembre.


En un debate, el lunes, dijo que un 1% de regalías sobre la minería de metales, afecta a las empresas incluyendo a la canadiense Goldcorp y a Tahoe Resources. Los intentos de aumentar las regalías durante los últimos años han fracasado.
"Tenemos que cumplir con la ley, pero si es necesario revisar dicha ley; yo no estoy en contra de la minería, pero tenemos que dar a la población un sentimiento de certeza. Si la ley es injusta, nadie va a querer respetarlo", dijo Morales.
Guatemala tiene el nivel más bajo de la recaudación de impuestos en América Latina, y el más bajo de cualquier país con calificación BB' en apenas 11.5% del producto interno bruto, de acuerdo con Fitch Ratings y las Naciones Unidas.
Eso limita la capacidad del gobierno para frenar la violencia de pandillas, mejorar la infraestructura y responder a los desastres naturales, incluyendo un deslizamiento de tierra en el que murieron al menos 152 personas la semana pasada.
Correr bajo la consigna de que él no es "ni corrupto ni ladrón", Morales, de 46 años, ha llegado a un tono más serio en la campaña tras dejar atrás su programa de televisión “Moralejas" que se traduce como "la moraleja de la historia".
“De ser elegido haré más fácil para los empresarios tener acceso al capital semilla con el fin de crear empleo y aliviar la pobreza; esperaré hasta que el presupuesto 2016 sea aprobado para determinar cómo vamos a financiar un déficit proyectado de 1.9% del PIB”, dijo Morales.
Desafiando a Morales, Sandra Torres, ex primera dama y rival de Morales en segunda ronda, dijo que iba a dirigir el gasto público mediante el otorgamiento de concesiones público-privadas para las cárceles y que ella usaría cinco mil millones de quetzales ($650 millones) en préstamos ya aprobados para financiar las operaciones del gobierno durante los primeros seis meses de 2016.
"La financiación es uno de los mayores problemas que tiene nuestro país", dijo Torres, proponiendo reestructurar el servicio de los ingresos fiscales de Guatemala y crear un registro de beneficiarios de los programas sociales para que el gasto sea más transparente.
Los candidatos debatieron en un contexto de furia pública por una serie de escándalos de corrupción que obligaron presidente Otto Pérez Molina a renunciar en septiembre y han enviado un ex vicepresidente y jefe del banco central a la cárcel, a la espera de juicio.
 

Bloomberg

 

 


Ver comentarios