Enviar

El presente atraso debe servir, al menos, para que la entidad encargada de la supervisión posterior de las obras lo haga con gran eficiencia y rindiendo cuentas

Se retrasan obras que urgen

Es preocupante una información dada a conocer por este medio ayer. En ella se explica la razón de un retraso que se produce en el proceso de adjudicación de los trabajos por realizarse en el país para el saneamiento de aguas negras, de más de 1 millón de personas, que actualmente se vierten a los ríos capitalinos.
La obra consiste en la construcción de una planta de tratamiento de dichas aguas. La preocupación se debe a que esta es de gran urgencia en el país, como parte de una monumental tarea pendiente de alcantarillado sanitario en la Gran Area Metropolitana, y es lo que se está retrasando.
Esto ocurre porque la firma española Fomento de Construcciones y Contratas, una de las más grandes del mercado de la construcción en Europa que cuenta además con una amplia gama de negocios, impugnó la adjudicación, que le había otorgado la obra a otra compañía ibérica, Acciona Agua, dedicada esta, en forma exclusiva, al diseño y construcción de plantas de saneamiento ambiental.
Más allá de este caso específico, e independientemente de su resultado final, pensando en la conveniencia de mejorar cada día los procesos de adjudicación de contratos para realización de obras, Costa Rica debería exigir, como parte de cualquier impugnación a las adjudicaciones, el depósito de un monto que, en caso de considerarse al final que la apelación no cabía y que perjudicó al país, pueda servir para resarcir a Costa Rica de los daños. Esto se pone en práctica en otros países, como, por ejemplo, Panamá.
Por el momento, lo deseable es que no demore más que lo indispensable el proceso que hoy nos preocupa, porque el país debe, con premura, solucionar la grave situación de estar contaminando sus ríos y contar con nuevas redes de alcantarillado y plantas de tratamiento.
Al proyecto para la Gran Area Metropolitana deberán seguir luego otros que abarquen todo el territorio nacional para ponernos al día en una situación que lleva décadas de lamentable retraso.
Por otra parte, y teniendo en cuenta las experiencias de los últimos años y el alto grado de importancia de estas obras, la entidad a cargo de su posterior supervisión, debe prepararse en todos los aspectos para ejercer una labor eficiente y transparente de control de calidad de las mismas.

Ver comentarios