¿Se pasan de listos los relojes inteligentes?
El Galaxy Gear es uno de los más cercanos a los teléfonos Android que a los relojes de toda la vida, de los que toman prestada la correa y las formas. Internet/La República
Enviar

2003 Microsoft presentó el Spot Watch diseñado por Fossil


TECNOLOGÍA

¿Se pasan de listos los relojes inteligentes?

Los “smartwatches” están generando hoy más impacto mediático que ventas

En 1982 la empresa nipona Seiko pensó que sería una buena idea lanzar un reloj de pulsera que fuera también televisor, una innovación que ganó un Guinness pero que apenas encontró más usuario que James Bond en “Octopussy” y que sirve hoy de lección para quienes se afanan en reinventar el reloj.

201403252159500.m22.jpg
Tal y como ocurrió con el Seiko TV Watch los, “smartwatches” están generando hoy más impacto mediático que ventas y su futuro sigue siendo una incógnita por muchos millones que se inviertan para convencer al consumidor de que necesita ponerse uno.
A diferencia de Seiko, que lleva haciendo relojes desde 1895, los fabricantes de relojes inteligentes son compañías tecnológicas como Samsung, Sony, Qualcomm o Pebble que carecen de experiencia en el sector al que llegan empujados por el éxito de los “smartphones”.
Relojes como el Galaxy Gear 2 o el Moto 360 son conceptos más cercanos a los teléfonos Android que a los relojes de toda la vida, de los que toman prestada la correa y las formas, y a los que aspiran a reemplazar en la muñeca.
Ese camino, aunque pueda parecer muy moderno, ya fue transitado por Microsoft que en 2003 presentó Spot Watch diseñado por Fossil, un reloj de pantalla personalizable que accedía a mensajes de Internet, citas y noticias.
El Spot Watch no dependía de un teléfono para funcionar, como sucede con los actuales “smartwatches” que ejercen de segunda pantalla de esos dispositivos, y a pesar de la fanfarria con la que debutó siguió el mismo destino que el Seiko TV Watch y desapareció del mercado en 2008.
Se rumora que Microsoft está dispuesto a volver a intentarlo ahora que el usuario se ha habituado a estar conectado a Internet permanentemente e interactuar con aplicaciones capaces de dotar de “inteligencia” a cualquier cosa que tenga pantalla.
Su rival Google ya hizo su apuesta al anunciar su sistema operativo Android Wear con el que dominar el sector de la tecnología de vestir. La cuestión que está aún por responder es si la fórmula actual del reloj inteligente es la acertada.

Los Ángeles / EFE

 

Ver comentarios