Se desaprovechan meses secos para obras
Enviar

Burocracia atrasa inicio

Se desaprovechan meses secos para obras

Ritmo de trabajo se reduce a la mitad cuando llueve

Una planificación más cuidadosa de las obras viales podría contribuir a que se aprovechen mejor los meses de la estación seca, de modo que se avance en la construcción de los proyectos y así evitar atrasos que puedan encarecer su costo final.
Trámites burocráticos, como las expropiaciones, son la causa principal para que obras de importancia avancen poco en los meses de la estación seca.

201503260003420.n22.jpg
Dos ejemplos son la construcción del paso a desnivel que sustituirá la rotonda de Paso Ancho, y la nueva carretera a San Carlos.
En Paso Ancho todavía hay una expropiación en trámite que podría retrasar la obra, que tiene como fecha de entrega el 31 de octubre.
Por ahora, el MOPT no ha determinado si habrá afectación en el plazo por causa de esta expropiación, señaló Kenneth Solano, ingeniero a cargo de la obra.
El otro caso que preocupa es la carretera a San Carlos. La vía ya presenta un avance del 75%, pero existen 3 kilómetros en los cuales no han podido hacerse ni siquiera los movimientos de tierra debido a conflictos por expropiaciones.
En la Zona Norte la estación lluviosa es más extensa que en el Valle Central, por lo que la empresa Sánchez Carvajal dispone de pocas semanas para trabajar al máximo y avanzar más rápidamente con las obras.
Los terrenos sin expropiar quedarían liberados durante los meses de lluvia, lo que podría provocar retrasos.
Los trámites sobrepasan los meses e incluso los años, lo que dificulta planificar para que se hagan estudios en épocas de lluvia para iniciar trabajos en el tiempo de verano.
“Indiscutiblemente sería idóneo que los trámites burocráticos y administrativos se pudieran alinear con la naturaleza del clima. Hacemos los esfuerzos posibles para el mejor aprovechamiento del tiempo, pero evidentemente tenemos que cumplir en temas con expropiaciones, permisos y demás requisitos, y eso es algo que no nos podemos quitar de encima. En eso reside la complejidad de la ejecución de infraestructura”, dijo Mauricio González, viceministro de Infraestructura.
La época lluviosa también es particularmente sensible en sectores de carretera que presentan peligrosidad debido a derrumbes. Por ejemplo, para la ruta 32, en el sector del cerro Zurquí, se ha planteado la construcción de túneles falsos para proteger a los conductores.
Sin embargo, a estas alturas se desconoce cómo avanzan estos planes, e incluso cuáles fueron las obras de mitigación para reducir los problemas de caída de materiales durante el invierno. Se hizo la consulta al Conavi, pero al cierre de edición no hubo respuesta.
En la ruta 27, la empresa concesionaria sí realiza trabajos de previsión.
“Globalvía Ruta 27 lleva adelante un plan de mantenimiento constante durante el año, que incluye intervenciones de carácter preventivo en toda la vía, en el que se mantiene especial atención de los taludes”, dijo Montserrat Courrau, jefe de Comunicación y RSE.
La estación lluviosa arrancaría en abril, que es el mes de transición, y se espera una condición normal. A partir de julio podría ser menos lluvioso, pero habría que estar atentos a fuertes aguaceros, comentó Werner Stolz, del Instituto Meteorológico Nacional.

 

Rodrigo Díaz
[email protected]



 

Ver comentarios