Enviar
Gobierno analiza subir tarifa a empresa que ampliará ruta a San Ramón
En estudio alza en peaje para vía que no se ha construido
Atraso de cinco años en inicio de obras provocó aumento del 88% en costos del proyecto
Construcción se iniciaría en abril y demorará más del doble del tiempo fijado originalmente

Aún no se inician los trabajos de ampliación de la ruta a San Ramón y ya está en estudio un aumento de las tarifas que cobraría la empresa privada cuando concluya las obras.
El incremento del monto que pagarían los usuarios de ese camino se daría por el alza del 88% que ha sufrido esa obra producto del aumento del precio de los materiales —por el atraso de casi cinco años en el inicio de la construcción— y a la inclusión de nuevas obras al plan original.
Debido a que todavía está en su etapa de análisis no fue posible conocer el monto que subirá el peaje. Se estima que la nueva tarifa sería fijada dentro de pocos días.
La alta posibilidad de que las tarifas de peajes sean mayores a las que ofreció la empresa Autopistas del Valle en el concurso de concesión fue reconocida por Guillermo Matamoros, viceministro de Concesiones.
Con una circulación promedio diaria de 90 mil autos en algunos tramos, la ruta a San Ramón es la más transitada de Centroamérica.
En Autopistas del Valle reconocieron que están analizando los temas financieros de la obra, pero dijeron que no van a “hacer más comentarios con base en supuestos”.
Por su parte, el Gobierno pretende hacer ver a la población que el beneficio que le ofrecerá la vía en ahorro en combustible, mantenimiento del auto y ambiental será mayor a la tarifa de peaje, adelantó Marco Vargas, ministro de Obras Públicas.
En la propuesta original Autopistas del Valle ofreció cobrar $1,30 por cada vehículo liviano que recorriera los 59 kilómetros de la vía, fijado con base en una inversión de $197 millones en la construcción.
No obstante, el aumento de los materiales de construcción en los cinco años que tiene de atraso el inicio de la ampliación del camino y la inclusión de obras adicionales dispararon el precio de la concesión a $371 millones.
El inicio de los trabajos se ha prolongado por varios factores. En un principio la responsabilidad fue del Estado pues cuando la empresa estaba lista para iniciar la construcción, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes no tenía listas las expropiaciones de terrenos.
Producto de ese atraso la empresa solicitó $53 millones por la actualización del costo del proyecto y cuando se resolvió ese tema, los bancos negaron otorgar todo el crédito ofrecido debido a las restricciones emanadas a raíz de la crisis financiera internacional.
Otro elemento que incidió en que el costo del proyecto se disparara fue la inclusión que hizo el Gobierno de un carril en el tramo entre el puente Juan Pablo II, en la Uruca, hasta el centro comercial Real Cariari. Ese trayecto, incluyendo el puente sobre el río Virilla, mejor conocido como el de “la platina”, irá a cuatro carriles por sentido y no a tres vías como al principio.
Otro cambio que se planteó al contrato fue dividir la obra en dos fases. La medida extenderá en más del doble el plazo de construcción de la obra, al pasar de 25 a 54 meses.
La división del proyecto se debe a la dificultad que ha tenido la empresa concesionaria para conseguir todo el financiamiento que se requiere ahora para realizar la ampliación. Hasta ahora tiene garantizados $300 millones.
La idea es que Autopistas del Valle inicie los trabajos con el dinero que tiene en mano y que consiga el resto durante la fase de construcción.
En la primera etapa constructiva se incluirá el tramo entre La Sabana y el cruce de Manolos y la radial entre Río Segundo de Alajuela y Santa Ana. En la siguiente fase se completará el tramo entre Manolos y San Ramón.
Para realizar los ajustes al plan original, el Consejo Nacional de Concesiones afina un addendum al contrato para luego remitirlo a la Contraloría para su ratificación.
De ser aprobado, la expectativa es que la construcción comience en el abril del año entrante, afirmó Vargas.
La dificultad que ha enfrentado la vía a San Ramón y que la ha encarecido responde a que no se le ha puesto el interés suficiente al tema de concesiones, a criterio de expertos.
“No se ha constituido una organización capaz de conducir los procesos necesarios para preparar proyectos y licitarlos y no se han asignado suficientes recursos para preparar los proyectos”, expuso Rodolfo Méndez Mata, ex ministro de Obras Públicas.
Otro elemento que a criterio de Méndez ha incidido en el lento avance de las concesiones como la de esta vía a San Ramón, es que “los grupos políticos y sociales se han opuesto con vigor a la utilización de este mecanismo, desestimulando su aplicación”.
El rezago significa un aumento de costos de producción y pérdida de oportunidades de desarrollo y bienestar para la población, comentó Ricardo Castro, vicepresidente de la Cámara Costarricense de la Construcción.




Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios