Logo La República

Domingo, 18 de agosto de 2019



NACIONALES


Se acabó la recesión

Redacción La República [email protected] | Martes 21 septiembre, 2010



Buró económico de Estados Unidos dice que crisis duró 18 meses y concluyó en junio de 2009
Se acabó la recesión
Costarricenses ven con recelo anuncio de recuperación


Ayer se dio por terminada la recesión más larga registrada en Estados Unidos desde la década de 1930. Con una duración de 18 meses y 8 millones de empleos perdidos, “la Gran recesión” finalizó en junio de 2009.
La justificación del diagnóstico de mejoría emitido por el Buró Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos (NBER, siglas en inglés) se basa en que después de esa fecha el Producto Interno Bruto (PIB) fue favorable o funciona nuevamente según su capacidad normal y el desempleo tocó su piso en diciembre del año pasado.
“Cualquier recaída futura de la economía norteamericana sería una nueva recesión y no la continuación de la iniciada en diciembre de 2007”, detalla el informe.
Aunque los economistas reafirman en el documento que la recesión acabó el año pasado, aún es muy real para los millones de personas que todavía no tienen trabajo, gente que ha visto caer el valor de sus casas o que lucha cada día por pagar las facturas, dijo Barack Obama, presidente estadounidense.
En Costa Rica la noticia crea igualmente recelo, dado que la variable principal para medir esa mejoría fue el PIB y no el consumo interno, que es el indicador que levanta una economía como la norteamericana.
“No hay que hacerse ilusiones sino esperar que el consumo privado se reactive a niveles más altos”, comentó Carlos Palma, director de la Escuela de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica (UCR).
Hace unos meses el PIB de Estados Unidos empezó a aumentar de manera artificial, debido a que las empresas importadoras estuvieron más de un año con ventas bajas y cuando el PIB deja de caer esos mismos importadores empiezan a reponer inventarios comprando en el exterior. Eso se reflejó en números pero no se ha visto que esos inventarios se estén consumiendo, detalló el economista de la UCR.
Además, el gobierno afectó las estadísticas económicas con su aumento de gasto, e incentivos al consumo subsidiando viviendas, vehículos y los pagos por el seguro de desempleo. Dichas erogaciones mejoraron los indicadores de consumo público pero no privado y no son sostenibles al largo plazo.
“Para mí, la crisis no ha pasado, solo se ha desacelerado, es decir pasó la tormenta pero sigue lloviendo, habrá que esperar a mediados de 2011 que deje de llover y tanto el consumo como el empleo comiencen de verdad a recuperarse”, expresó Juan Manuel Tirado, asesor financiero de GWM Group Costa Rica.
El anuncio del NBER hizo que el principal indicador de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones de Industriales, subiera un 1,37% y cerrara en su nivel más elevado desde el pasado 13 de mayo.
Pero esta tendencia podría revertirse rápidamente si los indicadores reales no se consolidan.
“El escenario es que si la economía de Estados Unidos no empieza a crecer rápidamente sin el subsidio del gobierno, la gente que puede gastar será muy conservadora… y es una sociedad cuyo motor es el consumo privado”, detalló Palma.
Por otro lado, el Comité Federal del Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed) ya ha declarado que no habrá cambios en la política oficial.
Entretanto, el presidente de la Fed de San Luis, James Bullard, admitió que si se necesitaba mayor acción, el camino a seguir sería comprar bonos del tesoro de más largo vencimiento.
“Así que apartando aquellos países de Latinoamérica que se están beneficiando por el crecimiento interno de sus economías y su fortaleza en cuanto a exportaciones, como Brasil, Argentina, Perú y Colombia, el resto de la región seguirá caminando muy despacito hacia su recuperación”, dijo Tirado, refiriéndose al impacto del anuncio en la región.
Además que se agregue inmediatamente que cualquier otra complicación económica sería parte de una nueva recesión, genera sospechas de que el anuncio se haya realizado solamente para modificar las expectativas de consumo de los norteamericanos.
“Que una recesión siga de cerca a otra es un hecho extraño, porque al salir de una crisis económica los dirigentes políticos hacen todo para favorecer el crecimiento”, explica Ed McKelvey, de Goldman Sachs.
Por lo pronto, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico redujo su previsión de crecimiento para Estados Unidos, al 1,5% para 2010 y al 2,3% para 2011, cuando en mayo calculaba que sería de un 3,2% los dos años.
El NBER, entidad que dio oficialmente por terminada la recesión, es un organismo privado que agrupa a economistas que se cuentan entre los más eminentes de Estados Unidos, determina las recesiones, teniendo datos como el Producto Interno Bruto, los ingresos, el empleo, la producción industrial y las ventas mayoristas y minoristas.

Carolina Acuña
[email protected]
Angélica Zamora
[email protected]