Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ACCIÓN


¡Se acabó la agonía!

Cristian Williams [email protected] | Jueves 19 noviembre, 2009



¡Se acabó la agonía!
El empate en el Centenario no le alcanzó a Costa Rica, que se despidió del Mundial de Sudáfrica 2010

Cristian Williams
[email protected]

Del éxtasis de una primera vuelta perfecta a una lenta agonía en la segunda y luego el repechaje. A pellizcos, como quien mata a un elefante, se fue diluyendo el camino al Mundial de Sudáfrica, que tuvo su entierro en Uruguay.
Sí, el mítico estadio Centenario, uno de los monumentos del fútbol mundial, sirvió de cementerio para la selección nacional, que aunque pataleó hasta su último halo de vida, luchando como guerrero, vea de lejos la próxima Copa del Mundo.
Uruguay 1- Costa Rica 1. En otras circunstancias un excelente resultado, igual que aquel empate en Washington ante Estados Unidos a dos goles, pero ahora de nada sirve, solo para la historia y las estadísticas, porque ese empate, dejó a Costa Rica fuera de Sudáfrica 2010.
Se intentó, hay que reconocerlo, hubo lucha y entrega, tal vez más de la esperada y se tuvo cerca, posiblemente más cerca que nunca, pero al final Uruguay fue la selección 32 en clasificar y Costa Rica a replantear ideas e iniciar el camino a Brasil 2014.
El Centenario no asustó, las 71 mil voces que alentaron a los charrúas no amedrentaron a Costa Rica, como tampoco lo hicieron sus dos principales figuras, Luis Suárez el depredador de Holanda y Diego Forlán, el goleador de Europa.
Una alineación con sustanciales variantes envió a la cancha René Simoes, destacando un Cristian Bolaños más adelantado y la presencia de Víctor Núñez por Alvaro Saborío.
Había que ir por la victoria, solo eso alcanzaría, pero al frente hubo una selección que también tiene lo suyo, y aunque no es tan poderosa como su historia, soñaba con regresar a un Mundial, tras la ausencia de Alemania 2006.
Por eso entraron los sudamericanos como depredadores tras su presa y en un par de veces inquietaron a Keylor Navas, sobre todo con un potente remate de Forlán que de gran manera repelió Navas.
Una vez más la inseguridad se adueñó de los ticos y por consiguiente se vieron atrincherados, requiriendo más de 10 minutos para pasar por primera vez la media cancha.
Walter Centeno, Cristian Bolaños y Bryan Ruiz debían generar fútbol, llevar la pelota y unirse, pero tuvieron marcas dispuestas a desaparecerlo, sobre todo en el caso de Ruiz, quien estuvo nulo de entrada.
En contraparte Diego Godín, Diego Pérez, Sebastián Eguren, Alvaro Pereira, Nicolás Lodeiro eran los dueños del balón, buscando a un afanoso Forlán, a caza del gol.
Llegó el minuto 20, luego el 25, el dominio mermó, la pelota la siguió teniendo Uruguay, pero ya de una manera más controlada, sumado a que Bolaños asumió protagonismo y Costa Rica adelantó líneas.
Fue precisamente Cristian quien pudo abrir el balón con un potente remate desde fuera del área, que con un vuelo espectacular el portero Fernando Muslera impidió que se colara en su marco.
Antes de irse al descanso, tras un error de marca la pelota le quedó en solitario a Forlán, quien no la pudo controlar y perdonó.
Para el complemento los equipos mantuvieron los mismos hombres y en la primera acción fue la nacional la que atacó, haciendo suponer que serían más agresivos.
Pero no fue así, más bien los charrúas acosaron el marco tico con más insistencia, dejando ir opciones imperdonables, como la de Eguren al 51, quien con todo el marco a su disposición remató desviado de cabeza.
Y así se siguieron sucediendo las alternativas, el gol merodeaba con insistencia y no se veía una reacción nacional, aunque ya desde el banquillo se habían gestado dos variantes, buscando recuperar protagonismo en la media cancha.
Pero antes de lograrlo llegó el tanto del recién ingresado Sebastián Abreu al 69, tras centro desde la derecha de Andrés Scotti, que el "Loco" ganó en las alturas, ante la indecisión de Navas y la débil marca de Michael Umaña.
El Mundial se fue en ese instante, la agonía se acababa, pero la sele no quería morir, se resistía, pataleaba, quería mantener el sufrimiento hasta el minuto 90.
Y vaya que lo lograron, porque cuatro minutos más tarde llegó el empate, obra de Walter Centeno, quien aprovechó un rechazo tras acción de Alvaro Saborío y venció a Muslera.
La ilusión renació, el equipo revivió, el sueño de Sudáfrica se podía palpar, no estaba lejos, el Centenario silenciado; Muslera paraba todo, Centeno la dejó ir y …
Minuto 86, Fonseca a Saborío, se va solo, huele a gol, la respiración se detiene, remata y … fuera, se fue como dice un narrador y con la pelota se fue el Mundial para Costa Rica.
No hubo más, se acabó el tiempo y la agonía. Adiós Mundial, adiós Sudáfrica.