Enviar

Una buena idea, para potenciar recursos y talentos, es la aparente decisión de que los ministerios e instituciones del Estado dejen de ser como feudos manejados por un dueño, y comiencen a actuar en conjunto, de forma integral, ante cada problema y en función de un proyecto país que tome en cuenta a todos


¿Se acabarán los feudos?

El Gobierno entrante deberá hacer hincapié en el apoyo que dará a las pymes durante los cuatro años siguientes porque sus productos exportados carecen de condiciones que garanticen el éxito, nos dice una nota de este medio ayer.
En efecto, tendrá que hacerlo y además lo ha prometido. Pero la tarea no será nada fácil porque se realizará a destiempo y en un país endeudado.
El trabajo de capacitación y actualización a las pymes debió comenzar a hacerlo el Gobierno desde que se decidió por ampliar la apertura comercial del país y se apostó a impulsar las exportaciones, hace ya muchos años.
Sin embargo, la tarea no se hizo. Al igual que otras iniciativas, esto se desarrolló a partir de un foco dirigido únicamente a un sector de la población, ya capacitado, el cual se vio entonces con claridad y además se apoyó. El resto quedó en tinieblas y en general ignorado.
Es esto lo que trajo consigo las consecuencias que ahora vemos y que tocará enfrentar, no solo en el tema de las pymes exportadoras, sino en todo aquello en lo cual el país está retrasado porque no se hicieron a tiempo las tareas requeridas para que el modelo de desarrollo elegido beneficiara a todos los sectores productivos.
Por el contrario todo comenzó a hacer agua por todos lados y solo se tapaban un poco los huecos. La nave seguía hundiéndose aunque se le había marcado un rumbo.
Por el momento, y sin saber cómo y qué logrará hacer el próximo Gobierno ante tantos rezagos, lo que creemos una buena idea, para potenciar recursos y talentos, es la aparente decisión de que los ministerios e instituciones del Estado dejarán de ser como feudos manejados por un dueño, y comenzarán a actuar en conjunto, de forma integral, ante cada problema y en función de un proyecto país que tome en cuenta a todos.
De ser así, tendría mucho más sentido que cada ocho días se efectúe (como se hace) un Consejo de Gobierno, en donde cada quien informe sobre lo que está haciendo, las dificultades que encuentra y solicite apoyo al resto.
Cuando los recursos son pocos y las tareas muchas, hay que actuar de inmediato. El recurso humano que puede ahorrarse digitalizando el Gobierno y las instituciones del Estado, se podría utilizar en los diversos programas de capacitación y actualización que se tienen que poner en marcha.
Convertir a Costa Rica en lo que la mayoría de los costarricenses quiere no puede hacerse en cuatro años, pero sí es posible comenzar, avanzar y renovar el entusiasmo.
 

Ver comentarios