Se estanca la construcción en "Ciudad de los Rascacielos"
Enviar
Se estanca la construcción en "Ciudad de los Rascacielos"


Chicago- La contracción crediticia ha hecho que hasta Chicago, cuna de los rascacielos, se vuelva una ciudad poco amistosa para la construcción de edificios altos.
Basta preguntarle al famoso promotor inmobiliario Donald Trump.
El magnate ha debido pedirles a sus banqueros más tiempo, para pagar un préstamo usado para financiar su torre de 92 pisos, Trump International Hotel & Tower Chicago. Las tareas en el más alto edificio residencial del mundo, Chicago Spire, se han detenido al caer la demanda de condominios en la tercera ciudad de Estados Unidos.
Los proyectos de condominios en el centro se han demorado o han sido anulados a medida que las constructoras encuentran dificultades para atraer compradores y obtener préstamos en Chicago.
El Spire pone de relieve la crisis: iba a elevarse 2 mil pies (610 metros). Su construcción se ha interrumpido, excepto los trabajos subterráneos, dicen sus patrocinadores, a causa de la volatilidad de los mercados financieros.
“El mercado en Chicago está muy mal en este momento”, dijo Trump, de 62 años, en una entrevista telefónica.
Además de la Torre Sears, Chicago es conocida en los círculos de arquitectura por el edificio del Auditorium de Louis Sullivan en la Avenida Michigan, la recepción del edificio Rookery, diseñada por Frank Lloyd Wright, en la calle LaSalle, y el Crown Hall de Ludwig Mies van der Rohe en el Instituto de Tecnología de Illinois.
“La gente de Chicago está muy, muy atenta a los eventos arquitectónicos y los edificios que los rodean”, dijo Gregory Dreicer, vicepresidente de exhibiciones y programas en la Chicago Architecture Foundation. “Hay una historia increíble allí”.
Las nuevas obras arquitectónicas enfrentan un mercado duro. Trump, el promotor inmobiliario internacional multimillonario, dijo que “es rutina” obtener la extensión de un préstamo.
Dice haber vendido $600 millones en unidades del proyecto de hotel y condominio. El hotel que forma parte de la torre ya ha sido inaugurado y el edificio en conjunto quedaría completo para el año próximo.
Los contratos firmados para viviendas en el centro de Chicago en el primer semestre del año se hundieron 72%, según Appraisal Research Counselors, una firma de evaluaciones inmobiliarias con sede en Chicago.
En total, las ventas de casas en la ciudad cayeron en setiembre 16% a 1.770 frente al año pasado y el precio mediano se deslizó 11% a $267.750, dijo la Illinois Association of Realtors en un comunicado el 24 de octubre.
“Hay decididamente una larga lista de preocupaciones por parte de los compradores y no existe verdadera urgencia por comprar ya”, dijo Gail Lissner, subdirectora general de Appraisal Research.
Los condominios en el edificio Trump tienen precios que van desde $580 mil a más de $9 millones. Cuando se inaugure, el Spire suplantará a la Sears Tower de 1.450 pies (442 metros) como el edificio más alto de Estados Unidos y cambiará la línea del horizonte de Chicago.
Si se completa, el Spire, que es construido por la empresa Shelbourne Development Ltd., de Dublín, convertirá a Chicago en el hogar de los dos edificios más altos de Norteamérica.
Historiadores y arquitectos locales han dicho que eso podría devolverle a la ciudad algo de la fama que tuvo de 1974 a 1998, cuando la Torre Sears era el edificio más alto del mundo.
Los fuertes vientos y el suelo húmedo hicieron de Chicago un lugar poco adecuado para edificios altos hasta que William LeBaron Jenney, constructor de puentes en el Ejército Federal durante la Guerra Civil de Estados Unidos, adaptó técnicas de la construcción de puentes con marco de acero.
El Home Insurance Building de 10 pisos que él construyó en 1885 fue el primer rascacielos del mundo, según la Sociedad Histórica de Chicago.
Trump tiene hasta mañana para llegar a un acuerdo para extender su préstamo, originado y sindicado por Deutsche Bank AG, informó el Wall Street Journal el 29 de octubre.
Para complicar las dificultades del multimillonario, algunos dueños de departamentos ya están vendiendo sus unidades de condominio en la torre de Trump, y compiten por compradores con las unidades que él vende, dijo Lissner.


Ver comentarios