Se dispara venta de seguro de siembras
Enviar

Se dispara venta de seguro de siembras

Chicago -- La finca de maíz y soja de Glen Stenzel en el sudoeste del estado de Iowa está beneficiándose con los mayores precios de granos que el granjero de 63 años ha visto. El costo creciente de proteger los cultivos también está creando ganancias inesperadas para su compañía aseguradora.
Las primas que se pagan a las aseguradoras de cultivos treparon 43% el año pasado a $6.600 millones, en tanto la cantidad de pólizas descendió, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Ello significa que Wells Fargo & Co., Ace Ltd. y American Financial Group Inc., los mayores proveedores, aumentaron el ingreso sin tener que esforzarse más.


También han sido afortunados, evitando catástrofes como la inundación de 1993 a lo largo de los ríos Misisipi y Misuri, y la sequía de 1988 que arruinó la producción en el estado de Kansas. En años malos, las reclamaciones pueden costarles a las aseguradoras cinco veces el ingreso anual por primas.
“Los números se ven mucho mejores en los seguros de cultivos debido a los mayores precios de los granos”, dijo Art Barnaby, de 60 años, profesor de Economía Agrícola de la Universidad Estatal de Kansas, en Manhattan, Kansas.
Los cultivos más valiosos necesitan una mayor cobertura, dijo Barnaby, quien ayudó a elaborar pólizas de seguros para cultivos en la década de 1990. “Si uno es un productor de granos o una compañía aseguradora de cultivos, cualquiera de los dos, le conviene”, dijo.
El crecimiento del sector de seguros de cultivos, que ha sido rentables cada año menos uno desde la inundación de 1993, se produce mientras la mayor parte del sector de seguros de propiedades y contra accidentes se halla estancado. Las ventas totales cayeron a $508 mil millones el año pasado desde $512 mil millones en 2006, según la Asociación Nacional de Comisionados de Seguros en Kansas City, estado de Misuri. El descenso ocurrió según cayeron las tarifas de compensación de trabajadores, fábricas y aeronaves.

www.bloomberg.com


Ver comentarios