¡Saprissa pegó doble!
Adolfo Machado, autor del primer gol de los campeones, disputa el balón con el manudo, Johan Venegas. www.imagenesencostarica. com/La República
Enviar

¡Saprissa pegó doble!

Tiro de esquina y contraataque fulminante liquidaron a la Liga

De nuevo el Alajuelense se presentó al clásico con su estilo de juego tradicional, sostener un resultado que en este caso le favorecía: el empate, pero la expulsión de Kevin Sancho le empezó a complicar la estrategia a Óscar Ramírez y el gol de Adolfo Machado rematando un tiro de esquina los puso al borde del abismo. Ariel Rodríguez los empujó al despeñadero con otro golazo.

201411092214270.a11.jpg
Un equipo extremadamente táctico como el erizo le cedió la iniciativa a los campeones que fueron dueños de la pelota toda la primera parte. De nuevo y tema que no es tampoco novedoso, el Alajuelense no hizo un remate directo al marco de Kevin Briceño en toda la primera parte.
Pero tampoco Patrick Pemberton pasó apuros: fue Deiver Vega quien lo asustó en un par de oportunidades en que se metió hasta la cocina, pero jugando a pie cambiado, por la derecha siendo zurdo, no pudo enderezar a la red sus dos visitas al primer palo.
Alajuelense plantó línea de tres y dos carrileros, una retaguardia que juega de memoria, que retrocede y se desdobla con exactitud y que cuesta penetrarla. Saprissa recargó la ofensiva por la derecha con Jordan Smith, un lanzador de servicios continuos y desaprovechados.
Fue Ariel Rodríguez quien pescó “una chilena” espectacular y casi anota, pero fue la Liga la que provocó palmas en el minuto 32, cuando sus jugadores tejieron un avance con más de 13 pases entre ellos.
Seis minutos después expulsaron a Kevin Sancho, quien, amonestado, metió mano a un balón en jugada apretada con Heiner Mora y lo mandaron a bañarse temprano. La Liga pasó a línea de cuatro y en eso estaban en el segundo tiempo, cuando en el minuto 59, Machado conectó sólido de cabeza un tiro de esquina de Diego Estrada y abrió la cuenta.
Jeaustin Campos hizo una variante inteligente desde el arranque de la segunda parte al meter a David Ramírez por Smith, pasó a Heiner a la zaga derecha y a Vega al carril izquierdo y el monarca se vio mucho mejor.
La anotación relanzó al campeón y obligó al Machillo a sus tradicionales variantes ofensivas con los ingresos de Jerry Palacios y José Guillermo Ortiz y ahí el clásico se abrió.
Empezaron los filtros largos de los manudos a la espalda de Robinson, Machado y Soto y arrancaron también las preocupaciones de Kevin Briceño en los tres tubos. Fue Keylor Soto el que evitó el empate con un corte de maestro a pase de Alonso a Palacios que suponía red y al rato Briceño le ahogó el grito de gol a Ariel Soto en el primer palo, desviando remate de cabeza del lateral.
Los morados tuvieron momentos de confusión en su defensa, pero siguieron atacando con ubicación y sentido; Daniel Colindres que sustituyó a Deiver Vega lo hizo muy bien; David Ramírez y Ariel Rodríguez son pícaros y peligrosos, por eso cuando la Liga se fue por el empate y lo tuvo Ramón Núñez, en un contraataque fulminante quedaron tres morados contra dos anfitriones y no se perdonó. David metió pase largo a Ariel y este, ante la salida de un desamparado Pemberton, lo crucificó con un remate de puro talento en el minuto 90. ¡Fue un golazo!, que sentenció el clásico e hizo justicia al encuentro.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios