Logo La República

Sábado, 14 de diciembre de 2019



NOTA DE TANO


Saprissa hizo ver un Team incómodo

Gaetano Pandolfo [email protected] | Martes 18 diciembre, 2018

Kevin Briceño; sol y sombra del partido. Foto tomada del Facebook oficial del Deportivo Saprissa/La República

El planteamiento táctico de Vladimir Quesada resultó un dolor de cabeza para su colega, Jafeth Soto, quien no pudo observar cómodos a sus discípulos, durante todo el juego de ida de la final del Apertura.

Tácticamente, el Saprissa se vio mejor parado que el Herediano y el empate a dos goles fue un resultado justo, que premió precisamente el buen hacer de los morados que, contra las cuerdas en dos ocasiones, tuvieron el poder de reacción para sacar un resultado que en el papel los favorece. Eso sí, y como lo advirtió el propio Jafeth, solo en el papel.

Al 4-4-2 que le instaló el estratega del Team, el timonel morado le paró un 5-2-2-1 que se convirtió en un acordeón donde los cuatro hombres de la cintura, subieron y bajaron para construir una retaguardia de nueve piezas, pero igual, tampoco dejaron abandonado al único hombre en punta, Johan Venegas.

En este sentido, el trabajo de Cristian Bolaños y Mariano Torres, moviéndose a la espalda de Venegas y de Marvin Angulo y Juan Gabriel Guzmán, acuerpando a la línea de cinco, hizo del Saprissa un equipo muy compacto, muy bien estructurado, que nunca perdió su norte a pesar de los contrastes en el marcador parcial del partido. Por eso quedó la sensación de que el Monstruo jugó mejor que el Team, mérito sin duda de su cuerpo técnico.

Con tres centrales expeditivos, Salinas, Cabral y Medina, Vladimir paró en los carriles a Ricardo Blanco y a Luis Stward Pérez, dos piezas tácticas que tuvieron la capacidad y los pulmones para unirse a los cuatro mediocampistas en sus afanes ofensivos.

Saprissa planificó muy bien el partido, sabía a lo que iba, no rompió la estructura del equipo a pesar de que fue perdiendo el juego en dos ocasiones y al final encontró su premio. Vladimir Quesada y Víctor Cordero sabían que un empate era un buen negocio y lo consiguieron.

Herediano no pudo desarrollar su acostumbrado fútbol que genera diferentes opciones ofensivas. Sus dos anotaciones se generaron en acciones de bola muerta.

En ataque, solo en esporádicas ocasiones vimos al Herediano de siempre, como en el minuto 44, cuando Marín filtra pase exacto a José Guillermo Ortiz y este remata afuera. No fue la tarde ideal para Allan Cruz y Jimmy Marín, los ideólogos del equipo y eso lo resintió el anfitrión.

Pero, falta el segundo tiempo, la moneda está en el aire y cuando aterrice, cruz o corona pueden quedar de frente.




NOTAS ANTERIORES







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.