Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



PÁGINA 2


San Lorenzo apuesta por innovación

María Cisneros [email protected] | Viernes 17 mayo, 2013

Un aprendizaje de la mano con la tecnología es solo parte de un método que fomenta el desarrollo de habilidades claves para el desempeño universitario y laboral, dijo Patricia Villanea, directora del Colegio San Lorenzo. Gerson Vargas/La República


Perfil empresarial Educación

San Lorenzo apuesta por innovación

Cambios generan más interés al estudiante

Optar por una modernización a nivel tecnológico es una de las acciones tomadas por los centros educativos con el fin de incentivar un mejor aprendizaje e ir más allá de lo tradicional.

De la mano de una mayor interacción en las lecciones, incluir dentro del horario clases que despejen al alumno forma parte de esos aditivos que en lugar de distraer, suman más atención e interés por parte del estudiante.
Aplicar estas metodologías es un norte tomado por instituciones privadas, ejemplo de esto es el Colegio San Lorenzo.
“Creemos en la tecnología como un medio, no como un fin; por ello no vinculamos a lo académico ninguna innovación o programa que no haya sido debidamente experimentado y analizado”, comentó Patricia Villanea, directora del Colegio San Lorenzo.
Los folletos impresos y las copias van siendo eliminadas poco a poco en el sistema educativo privado.
Ahora la tendencia es direccionar las lecciones hacia un aprendizaje más dinámico.
Contar con pantallas interactivas en las que el estudiante visualice de un modo más claro los órganos del cuerpo humano o el mapa mundial es de los valores agregados más estimados por el estudiante.
En clases de inglés contar con la pronunciación del profesor y prácticas escritas ya no son suficientes, es así como videos y prácticas interactivas en la pantalla táctil permiten mejorar la comprensión del idioma.
Inclusive se perciben mejores resultados académicos en el alumno al implementar estas pizarras digitales, el estudiante se vuelve más crítico al entender mejor la materia, comentó Villanea.
Al lado de un mayor aporte de la mano de la tecnología, implementado paulatinamente desde hace unos cuatro años, actividades al gusto de los estudiantes incluidas en el horario regular también suman.
Entre las clases curriculares se incluyen danza, dibujo, y recientemente se invirtió en la cancha de fútbol sala, para los amantes de esta disciplina. La idea es que tengan un espacio en el que puedan despejarse y que además les genere interés.
La metodología del colegio tiene el fin de complementar materias y experiencias que ayuden al desarrollo de aptitudes claves para entrar al mercado laboral como la observación, creatividad, pensamiento crítico y toma de decisiones, dijo Villanea.

María Fernanda Cisneros
[email protected]