San José: lejos de ser una ciudad inteligente
“Ya hemos tenido varios acercamientos para explorar el desarrollo de una ciudad inteligente en el país”, dijo Cristian Sánchez, de Cisco Centroamérica. SIAN RODRÍGUEZ /LA REPÚBLICA
Enviar

Cámaras, pizarras electrónicas y semáforos están obsoletos

San José: lejos de ser una ciudad inteligente

Carencia de política pública ocasiona que proyectos queden en el abandono

San José se encuentra lejos de ser una ciudad inteligente, es decir, aquellas donde la tecnología se convierte en aliada para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.
Semáforos inteligentes, pizarras electrónicas y cámaras de seguridad, conectados a centros de monitoreo del MOPT y Seguridad Pública, son algunos proyectos lanzados en el país y que hoy son obsoletos.
Muchos de estos aparatos, como la mayoría de los 325 semáforos inteligentes instalados en las intercepciones y rutas más importantes de la ciudad capital, hoy están desconectados u operan de forma parcial. Este proyecto tuvo un costo aproximado de $4,6 millones.
Desperfectos desde el momento de su instalación en 2007, actualizaciones a los equipos, ajustes y desconexión del Centro de Control de Tránsito son parte de los obstáculos enfrentados por este sistema, que prometía agilizar el tránsito en la capital.
Recientemente se adjudicó la compra de 85 nuevos semáforos dotados de cámaras por un monto de $2,7 millones y que están destinados a reemplazar los instalados en San José.
Un caso similar sucedió con cuatro pantallas informativas adquiridas también en 2007 y que se encuentran en la Sabana, la Uruca, Curridabat y Guadalupe.
Estas dejaron de funcionar al poco tiempo por un desperfecto, que, aunque fue solventado, tras pagar un monto de casi $1 millón, nunca informaron acerca de accidentes, presas u otros eventos a los conductores.
De igual forma, existen unas 60 cámaras electrónicas instaladas por la Municipalidad de San José que permiten controlar ventas ambulantes, disturbios, robos y hurtos, en un rango de unos 40 kilómetros.
Esta iniciativa nació como un complemento al servicio de vigilancia privada que ofrece el ayuntamiento josefino a unos 4 mil clientes residenciales y comerciales; sin embargo, el proyecto originado hace dos años se quedó estancado.
La idea era llevar a 100 la cantidad de dispositivos electrónicos colocados en lugares de mucha conglomeración y alta incidencia de actos delictivos, como lo son los alrededores de los mercados Central, Borbón y las paradas de la Coca-Cola.
La culpa de esta situación es la falta de una política nacional para la implementación de estos dispositivos electrónicos, conectados a la nube de Internet y que permitan informar acerca de accidentes de tránsito, reparaciones o peligros en la vía, así como la disponibilidad de espacios de parqueo, eventos naturales o actos delictivos que estén ocurriendo.
Sumado a las inversiones realizadas, la mayoría de equipos con cinco años de antigüedad ya están obsoletos y no se pueden interconectar a una plataforma de cómputo en la nube, con un software de inteligencia artificial, que permita realizar cálculos y determinar patrones para adelantarse a los eventos.
Diversas empresas como Cisco, Ericsson, Motorola y Microsoft promueven hoy la iniciativa de ciudades inteligentes y han comenzado a desarrollarla con éxito en ciudades de México, Ecuador y Brasil, por citar algunos ejemplos.
La ventaja es que la mayoría de los fabricantes utiliza estándares de la industria, que permiten a los equipos de un fabricante trabajar con otros, sin tener que cambiar todos los dispositivos y reutilizar parte de ellos.
Sin embargo, a pocos meses de 2015, San José sigue esperando una iniciativa de ciudades digitales, que permita modernizar la ciudad y ayudar a sus pobladores a luchar contra las presas y la delincuencia en tiempo real.

201411040002030.n11.jpg

Johnny Castro
[email protected]

Ver comentarios