Enviar
San Francisco de Asís entra en mundo virtual
Tras la remodelación que ha atravesado su tumba, los fieles tendrán la oportunidad de enviarle mensajes por medio de una dirección de correo electrónico propia

Adaptarse a las nuevas tecnologías era uno de los grandes objetivos de la remodelación de la tumba de San Francisco de Asís en Italia, que a partir de la pasada semana volvió a acoger a los fieles con imágenes en tiempo real por medio de una dirección de correo electrónico en Internet.
De esta manera, los fieles pueden sentirse cercanos al santo sin necesidad de moverse de sus casas e incluso tienen la oportunidad de enviarle mensajes personalizados vía email.
“Dos cámaras de vídeo fijas en el convento vinculan 24 horas al día la cripta con la web para permitir a quienes no pueden venir a Asís (centro de Italia) rezar virtualmente sobre la tumba de San Francisco”, explicó a la prensa el padre Enzo Fortunato, portavoz de la Basílica Inferior de Asís.
Además, los fieles pueden pedir ayuda al “Poverello” (el Pobrecito, como es también conocido el santo) usando la dirección de correo electrónico “[email protected]”. “A través de ella se podrán enviar plegarias y pedir ayuda al ‘Pobrecito’, un santo universalmente reconocido por ser un ejemplo de paz y de hermandad, especialmente en momentos de grandes crisis, como las de estos días”, añadió Fortunato.
La modernización tecnológica del convento franciscano no es la única novedad de la nueva tumba, que también sorprenderá a los peregrinos y los visitantes que se acerquen a la localidad italiana por la inyección de luz y color que ha recibido tras los trabajos de remodelación, que han mantenido cerrada la cripta desde el pasado 25 de febrero.
La piedra de color rojo pastel con rayas blancas y grises conforma un nuevo escenario que contrasta radicalmente con aquel que existía antes en torno al sepulcro, en el que primaban la oscuridad y la frialdad de los tonos negros y grises.
Las obras estuvieron cargo del arquitecto Sergio Fusetti, que para remodelar la tumba recurrió a piedras provenientes de las históricas cuevas del monte Subasio de Umbría (centro de Italia), donde se levanta Asís.
El resultado, según el franciscano, es “sorprendente” e incluso “irreconocible”.
Además, Fusetti optó por iluminar la cripta con diferentes focos de luz indirecta que hacen que el ojo humano agrande los espacios de la cripta.
“Aunque la tumba sigue siendo el lugar más desnudo y pobre de toda la Basílica, sin embargo es el más verdadero y auténtico”, describen los medios de comunicación cercanos al Vaticano.
Esta es la tercera remodelación que se practica sobre la tumba de San Francisco de Asís en los 800 años de la historia franciscana, ya que fue sepultado el 25 de mayo de 1230, cuatro años después de su muerte.
La cripta se construyó en 1818 en estilo neoclásico y, un siglo más tarde, de 1926 a 1932 se hicieron las obras pertinentes para convertir el edificio en una creación de estilo neorrománico.

Roma / EFE
Ver comentarios