Samsung cortó el cable con el Galaxy S6
Con el sistema de carga inalámbrica del Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, el smartphone se ha vuelto verdaderamente inalámbrico.Internet/La República
Enviar

Samsung cortó el cable con el Galaxy S6

Aunque un smartphone es un dispositivo inalámbrico por definición, requiere varias horas al día conectado a un tomacorriente o a un puerto USB para mantenerse cargado.
Sus pantallas de alta resolución, sus procesadores de hasta ocho núcleos y conexiones a Internet mediante 4GLTE y Wi-Fi consumen en pocas horas sus baterías.
A criterio de Samsung, atarse a los cables de cada dispositivo es algo del pasado, pues ya existen suficientes cargadores inalámbricos en el mercado.
Por lo que ha venido experimentando con esta tecnología en los últimos diez años y el primer modelo que lanzó con capacidad de carga inalámbrica fue el Droid Charge 510i lanzado en 2011.
Sin embargo, se adelantó a su época y en ese momento la industria tecnológica contaba con múltiples estándares, por lo que ninguno se logró consolidar.
Posteriormente, la empresa de las tres estrellas incorporó la carga inalámbrica en varios de sus modelos, como el Galaxy S4, el Galaxy S5, el Galaxy Note 3 y el Galaxy Note 4.
Para ello requería la colocación de una cubierta especial a manera de accesorio que permitiera realizar esta acción.
Esto hoy quedó en el pasado con el lanzamiento del Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge presentados el 1° de marzo anterior en el Mobile World Congress 2015 en Barcelona.
Samsung decidió abandonar todos los modelos existentes y rediseñar la bobina, elemento que permite la recarga inalámbrica y lo hizo uniendo dos de estos elementos dentro de un blindaje magnético.
El resultado fue un componente de carga de solo 0,27 mm de grosor, equivalente a un tercio del espesor del utilizado en un Galaxy S5. Samsung redujo además su tamaño y costo integrando todas las funciones en un único componente, en lugar de las múltiples partes.
Adicionalmente, el Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, fueron optimizados para trabajar por lo menos 20 horas con una sola carga, dependiendo de su uso. En una jugada inteligente, los dos dispositivos reducen automáticamente el consumo de energía, basados en el estándar de uso de cada usuario.
Es algo que beneficiará a cualquier clase de usuario, desde aquellos que envían mensajes de texto de forma ocasional, hasta los fiebres de las redes sociales y a los fanáticos de los videos.
Sacar el máximo provecho a la batería de smartphone no solo es cuestión de tamaño, sino de la funcionalidad inteligente que le acompaña y que hace que la batería trabaje de manera eficiente.
Samsung abordó este tema con el modo de ultraahorro de energía de Galaxy S5. Ahora, con Samsung Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, Samsung ofrece una aplicación de gestión inteligente (Smart Manager) que muestra con un único toque cuáles son las aplicaciones que usan más batería.
Smart Manager brinda un valioso grado de control sobre cómo su teléfono es usado y operado.
De igual forma, los nuevos dispositivos Galaxy S6 pueden ser cargados hasta 1,5 vez más rápido que un Galaxy S5. Solo diez minutos de carga son suficientes para cuatro horas de uso, como resultado de los avances en la tecnología de carga rápida adaptada (Adaptive Fast Charging), tecnología que debutó con Galaxy S4.

Johnny Castro
[email protected]
 

Ver comentarios